La reforma energética y los cambios en la conformación y organización de Pemex abren posibilidades de hacer nuevos negocios en petroquímica, negocios que no estaban conceptualizados hace cinco años cuando inició el proyecto de Etileno XXI.

Hay que esperar a que se tomen decisiones para analizar posibles alianzas, dijo Roberto Bischoff, CEO de Braskem Idesa.

“Pemex está en su reorganización; ahora como empresa productiva del Estado va a aterrizar sus estrategias y las deberá de materializar y ahí se podrán buscar las formas de avanzar en su visión de futuro”, añadió.

Por ahora, dijo, no hay nada nuevo con Pemex, pero es una gran posibilidad, mencionó, esperaremos a los tiempos de Pemex.

Braskem Idesa se ha enfocado en este momento en el desarrollo del mercado, en la inteligencia que necesitan para enfrentar la apertura que harán de la empresa a mediados del próximo año y ya con prácticamente 90% de la planta petroquímica tienen a cerca de 300 clientes en un periodo de precomercialización.

El mercado mexicano tiene un tamaño cercano a los 2 millones de toneladas anuales de polietileno y al menos dos de cada tres toneladas son importadas desde Estados Unidos. La meta es que con la puesta en marcha de Etileno XXI, esta relación se cambie y sea exactamente al revés por la nueva planta y por las inversiones que haga Pemex.

Estados Unidos debe tener un consumo neto de 16 millones de toneladas de polietilenos, Brasil, el segundo consumidor más grande del continente, 3 millones. En México la tendencia es de un crecimiento cercano a 4% anual. Hay un futuro promisorio, indicó.

“En 10 años tú creces casi 50%, no vemos ningún cambio, somos un país con un consumo per cápita aún muy bajo, más frente a países desarrollados, hay un crecimiento apalancado con el aumento del PIB”, advirtió.

Roberto Bischoff dijo que uno de los cambios que van a implementar en la industria mexicana del polietileno es la cercanía con los consumidores, a quienes van a apoyar en sus procesos de modernización y de renovación de la planta fabril.

Una de las características que comparten México y Brasil es la diversidad de su planta industrial en el sector del plástico. Lo mismo conviven empresas con la más moderna tecnología que pequeñas y medianas con compañías que apenas y tienen maquinaria heredada o comprada en algún remate.

Vamos a acercarnos con todos los clientes, tendrán servicio personalizado sin distingos, les vamos a ayudar a que tengan el mejor producto posible de acuerdo con la maquinaria disponible, se harán trabajos de asesoría técnica que les permitan explotar de la mejor manera posible su materia prima.

En este momento estamos vendiendo materia prima genérica, importada de Estados Unidos, pero cuando comience a producir Etileno XXI se venderán especialidades.