Londres. Los futuros del crudo Brent caían debajo de los US$125 este viernes tras elevarse el 5% a un máximo en 11 meses la jornada anterior, ya que se disipaban los temores sobre una alteración del suministro de Arabia Saudita, calmando a los inversores que ahora prevén una reducción de la demanda de crudo en las próximas semanas.

* Los precios del petróleo escalaron el jueves después de un reporte de medios de Irán que mencionó un incendio en un oleoducto en Arabia Saudita, aunque los valores luego cayeron cuando el canal estadounidense CNBC citó a un responsable petrolero saudita diciendo que la información era falsa.

* El crudo Brent para el próximo mes perdía US$1,22 a US$124,98 el barril a las 0917 GMT, tras cerrar la sesión previa en unos máximos que no se veían desde abril del 2011, a US$126,20.

* El Brent incluso había superado los US$128 en las operaciones electrónicas posteriores al cierre del jueves, alcanzando niveles que no se veían desde julio del 2008, cuando el petróleo había llegado a un récord de más de US$147 por barril.

* "El mercado parece normalizarse lentamente", dijo en la firma Commerzbank el analista Carsten Fritsch. "No preveo que el incremento del precio de ayer se reduzca totalmente pues todavía hay preocupaciones sobre alteraciones del suministro, y esas preocupaciones serán aún mayores ahora".

* Los mercados han estado muy nerviosos este año debido a las amenazas de alteraciones del suministro causadas por el enfrentamiento diplomático entre Occidente e Irán en torno a su programa nuclear y por las pérdidas de producción de Sudán del Sur, Yemen, Siria y el Mar del Norte.

* "El mercado es asimétrico con la información en estos momentos: reacciona fuertemente a las noticias que apoyan a los precios, y menos al flujo de noticias negativas", agregó Fritsch.

* El crudo estadounidense descendía 72 centavos a US$108,12 por barril tras cerrar el jueves con un aumento de US$1,77.

* Los analistas prevén que un tiempo más templado en Europa y Asia tras la finalización del invierno podría hacer bajar los precios de la energía en las próximas semanas.