Londres. La firma exploradora de petróleo británica Rockhopper espera hallar en un plazo de tres meses un socio para invertir en su hallazgo en aguas de las Islas Malvinas, y así podría vender una participación mayoritaria en el proyecto de US$2.000 millones.

Ejecutivos de la compañía dijeron en una conferencia de inversores organizada por Morgan Stanley la semana pasada que entre siete y ocho compañías estaban interesadas en ofertar, a lo que agregaron que Rockhopper podría ceder su liderazgo en el proyecto.

"Rockhopper estaría dispuesta a renunciar a la condición de operador, si el interés fuera suficientemente alto", declaró el banco de inversión en un informe de investigación.

La firma está dando a los postores potenciales acceso a sus datos, detallaron los ejecutivos de la empresa durante la conferencia.

A las 09:34 horas de este lunes, las acciones de la compañía trepaban 9,7% a su nivel más alto en más de seis meses, con una cotización de 301,75 peniques.

Analistas de Bank of America Merrill Lynch dijeron que es probable que Rockhopper vea un fuerte interés por las acciones.

"El potencial de aumento significativo de la exploración que aún ofrece el área podría resultar en un fuerte `factor de atracción´ para los postores, especialmente aquellos con un flujo de noticias limitado de la exploración", manfiestaron los analistas el lunes en un informe.

El año pasado, Rockhopper develó planes de un proyecto de US$2.000 millones para transformar a las Islas Malvinas en un centro de producción petrolero. La firma detalló en octubre que había sido contactada por socios en la industria que buscan invertir con la empresa en el proyecto.

Además, manifestó que planeaba abrir una sala de datos online hacia fines del 2011 para permitir que los grupos interesados preparen ofertas, aunque las preocupaciones políticas ligadas a la histórica disputa de soberanía en torno a las Malvinas podrían dejar en el camino a algunos socios potenciales, dijeron analistas.

Argentina reclama las Malvinas, por las cuales se enfrentó en una breve guerra contra Gran Bretaña en 1982.

Falkland Oil and Gas (FOGL), otra firma británica de exploración petrolera, señaló este viernes que es improbable que cualquier compañía con intereses en Argentina pueda asociarse con ella.

FOGL está en tratativas avanzadas para asociarse con firmas independientes norteamericanas y europeas que no tienen intereses argentinos para exploraciones petroleras en el sur de las Malvinas, puntualizó el presidente ejecutivo de la empresa, Tim Bushell.

"El retorno potencial de protagonistas estadounidenses a la zona -Hess se retiró en 1998- podría reducir significativamente el riesgo político percibido en torno a las islas," dijeron los analistas de Bank of America Merrill Lynch sobre Rockhopper, indicando que las británicas Cairn Energy, Premier Oil, y la firma estadounidense Noble Energy estarían interesadas en los activos.

Analistas de Oriel Securities expresaron que creían que se podría generar una "mejora significativa" para Rockhopper a través de un acuerdo con un socio.