Londres. La británica Rurelec, que posee una participación de 50% de la compañía de electricidad Guaracachi de Bolivia, dijo que estaba "muy decepcionada" tras la estatización de la firma ordenada por el presidente izquierdista Evo Morales.

"Estamos decepcionados porque Rurelec es la tercera mayor inversora británica en Bolivia. Y desde 2006, cuando Evo (Morales) llegó a la presidencia, hemos invertido más de US$110 millones en nueva capacidad para la planta de electricidad", dijo a Reuters el presidente ejecutivo de Rurelec, Peter Earl.

El funcionario indicó que la inversión había contribuido al crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) de Bolivia, al detener los cortes de electricidad.

"Así que parece lamentable premiar a una compañía que invirtió para que el crecimiento del PIB continúe nacionalizando la participación de la mayor compañía de electricidad de Bolivia", agregó.

Earl dijo que el valor de libro de la parte de Rurelec era de US$65 millones, con otros US$5,5 millones en dividendos declarados por su subsidiaria boliviana, pero no pagados aún. Las operaciones bolivianas de Rurelec contribuyen con cerca de 454 megavatios de electricidad.

"Los costos de reemplazo de 454 megavatios son de US$1 millón por megavatio, así que si esto va a arbitraje internacional evaluamos obtener compensación considerablemente mayor a los 70 millones impares de valor de libro", dijo Earl.

Rurelec esperará a ver el decreto supremo para la estatización antes de decidir su próxima acción, sostuvo.

El sábado, el presidente boliviano, Evo Morales anunció la estatización de cuatro compañías de electricidad, incluyendo una subsidiaria de la francesa GDF Suez, en su impulso de aumentar el control estatal sobre la empobrecida economía.