Washington. Las ventas pendientes de casas en Estados Unidos tocaron un máximo de cinco meses en marzo, luego que los compradores buscaran cerrar sus contratos antes del vencimiento de un crédito fiscal, mientras que un alza en los pedidos a las fábricas apuntó a una mejora de las manufacturas.

Los datos de este martes reafirmaron la idea de que la recuperación económica gana impulso.

La Asociación Nacional de Agentes Inmobiliarios dijo que su índice de ventas pendientes de casas, basado en los contratos firmados en marzo, subió 5,3% a 102,9 puntos, frente al avance de 8,3% reportado el mes anterior.

Los analistas consultados por Reuters esperaban que el índice mostrara un incremento de 4% en marzo. Comparado con marzo de 2009, el índice registró un avance de 21,1%.

Un dato separado del Departamento de Comercio mostró que los nuevos pedidos a las fábricas estadounidenses subieron 1,3% en marzo, tras un dato revisado al alza de 1,3% en febrero, reportado inicialmente en 0,6%.

Los economistas esperaban un declive de 0,1%.

"Los datos de vivienda y para el sector fabril encajan con lo que estamos viendo: la economía sigue mostrando señales de recuperación", dijo Mark Bonhard, administrador de capital con Rehmann Financial en Cleveland, Ohio.

Las acciones en Wall Street se mantuvieron sin cambios tras los informes, operando en niveles bajos luego de que los problemas financieros de Grecia siguieran pesando sobre la confianza de los inversionistas.

Por su parte, los precios de la deuda del Tesoro mantuvieron sus ganancias, al igual que el dólar frente al euro.

Aunque el incremento en las casas pendientes de venta en marzo se debe principalmente al crédito fiscal para compradores, este dato es una buena señal para la temporada de ventas de primavera.

Los potenciales compradores tenían que firmar sus contratas hacia fines de abril y cerrar la negociación a fines de junio para calificar al crédito impositivo.

Hasta hace poco, los compradores no mostraban mucho entusiasmo por el reembolso de impuestos, que fue extendido y ampliado el mes pasado, lo que estancó la recuperación del mercado de la vivienda.

Aunque las ventas de viviendas comenzaron a mejorar en marzo, no se espera que alcancen el impulso visto cuando el programa de crédito fiscal fue implementado por primera vez en el 2009. Sin embargo, los analistas no esperan que el mercado inmobiliario sufra una recaída en la crisis que arrastró a toda la economía hacia la peor recesión desde la década de 1930.

Hay un cauteloso optimismo en el mercado respecto a que el repunte de la economía, especialmente con el regreso del crecimiento en el empleo, respaldará las ventas más allá del programa de crédito.

"Más adelante en la segunda mitad del año, y en 2011, las ventas de casas probablemente sean auto sostenibles", dijo Lawrence Yun, economista jefe de la Asociación Nacional de Agentes Inmobiliarios.

Esto, condicionado a que la economía puede crear empleos a un ritmo respetable y al regreso de la demanda de los compradores, a medida que ven una estabilización en los precios de las casas, agregó.

La economía ha crecido por tres trimestres consecutivos, impulsada principalmente por el sector manufacturero a medida que las empresas reabastecen sus inventarios.

Excluyendo los pedidos de bienes de transporte, las órdenes a las fábricas treparon en 3,1% en marzo, su mayor incremento en casi cinco años. Excluyendo al sector defensa, los pedidos subieron 1,3%.