Frankfurt. El Banco Bundesbank fue víctima de la estafa más grande de la historia de la era Euro, al ser timados por US$28 millones por una banda de delincuentes alemanes.

La grupo estaría compuesta por 25 personas y algunos serían ex empleados del Banco Central de Alemania que llevaron acabo el fraude en complicidad con azafatas de la aerolínea Lufthansa.

Los estafadores revendían monedas desechadas y desmontadas por la entidad alemana, las que volvían a montar en China. 

El banco Bundesbank inutilizaba las monedas separándolas de su borde y centro para venderlas como chatarra para la fundición. 

Una vez habilitadas eran repatriadas en cargamentos menores de US$14.097 al país europeo, en maletas de azafatas para ser cambiadas en el banco central germano por billetes Euros, consignó El Mundo.

Los agentes de la lucha contra el crimen organizado (BKA) detuvieros seis personas sospechosas, las que serán acusadas de poner en circulación dinero falso, ya que al montarse monedas desechadas pierden su legalidad como dinero.