Lima. Especialistas de la Universidad Agraria de La Molina buscan expandir la producción de la chia, grano milenario que previene dolencias cardiovasculares y ayuda a la reducción de peso, informaron voceros del mencionado centro de estudios.

Jorge Tobaru, jefe del campo agrícola de la Universidad Agraria, reveló que este producto es originario de Centroamérica y que desapareció tras la llegada de los españoles a esa zona.

Sin embargo, diferentes trabajos de investigación indican que también fue cultivado por los incas, ya que en ciertas partes del Perú se dan las condiciones para su crecimiento.

“Actualmente, en el fundo de la Universidad hemos cultivado cerca de 50 kilos en el primer año que llevamos investigando el producto, en un espacio de 1.000 metros cuadrados. Al ser un producto que crece en climas cálidos, su siembra es fácil en partes de la costa y sierra del Perú, lo que explica cómo pudieron también los Incas cultivarla”, explicó.

Tobaru detalló que la chia, conocida también como salvia hispánica y que significa ‘aceite’ en un dialecto de la ciudad de Chiapas (México), es reconocida por su alta concentración de omega 3 y vitaminas A y E; lo que evita males como la presión alta, la arritmia, el colesterol alto y el control de un peso saludable.

Otras virtudes de esta semilla son su alto nivel de calcio (6 veces más que la leche entera), hierro (24 veces más que el hígado de res) y antioxidantes (2 veces más que la naranja).

“La chía se consume combinándose con agua, jugos o yogurt y al humedecerse duplica doce veces su volumen y genera la sensación de llenura, lo que ayuda a controlar el apetito. Se recomienda que se consuma solo una cucharada al día, ya que todo exceso es dañino y eso se aplica también a la chía”, manifestó.

El especialista indicó que actualmente este grano se distribuye en la capital de forma masiva y a diferentes precios para el alcance de todos los bolsillos, lo que motiva la Universidad a seguir con los trabajos de investigación para promover su consumo.

“En supermercados se puede encontrar en una presentación de 250 gramos a un precio de 20 soles y en mercados mayoristas a 60 soles el kilo. Su venta aumentó en los últimos años como parte de la búsqueda de nuevas alternativas alimenticias que queremos que estén al alcance de la población”, manifestó.

Esto último, explicó Tobaru, solo podrá lograrse promoviendo que el público busque opciones más saludables de alimentación y desarrollando mejoras en los campos de cultivo de este grano en el país.

“Gran parte de la chía consumida actualmente es traída desde Ecuador. Mejorando las condiciones de los campos de este grano en el país podríamos generar un mercado que se autoabastezca y beneficiar a todo un circulo de personas, pasando por los productores y consumidores”, dijo finalmente.