Nueva York. La cadena de arriendo de películas Blockbuster pidió el jueves protección por quiebra tras años de lidiar con la competencia de servicios por internet y por correo tradicional.

La compañía presentó su largamente esperado pedido bajo el capítulo 11 ante la corte de quiebras estadounidense en Manhattan.

Afirmó que una mayoría de los tenedores de sus notas de deuda senior acordó apoyar su recapitalización al reducir su deuda a cerca de US$100 millones desde casi US$1.000 millones.

El negocio se mantiene como hasta ahora y sus casi 3.000 tiendas en Estados Unidos se mantendrán abiertas, declaró la compañía. Blockbuster emplea a cerca de 25.000 personas.

Blockbuster ha estado cerrando tiendas mientras lidia con la competencia de servicios de pedidos por correo electrónico Netflix Inc, Redbox y otros que proveen arriendos digitalmente.

Movie Gallery Inc, su rival más pequeño, presentó una solicitud de protección de quiebra en febrero.
Blockbuster dijo que más de un 80% de los tenedores de sus notas de deuda senior había acordado apoyar el plan y entregar US$125 millones en financiamiento durante la quiebra.

El inversionista multimillonario Carl Icahn conserva cerca de un tercio de la deuda senior, según dijo a Reuters el miércoles una fuente familiarizada con el tema. Icahn no quiso hacer declaraciones.

Activos. Blockbuster tenía US$1.020 millones en activos y US$1.460 millones en pasivos al 1 de agosto, según muestra su petición de protección por quiebra.

La recapitalización "asumirá el acceso de Blockbuster a nuevo capital y liquidez" y tratará su "apalancamiento financiero insostenible", dijo Jeffery Stegenga, jefe de reestructuración de Blockbuster.

Dijo que Blockbuster puede diferenciarse de sus rivales como la única compañía que entrega productos en una serie de canales de entrega, con acceso a 125.000 títulos.

La fuente dijo a Reuters que el plan de bancarrota le permitirá a la compañía seguir operando, pero que implicará el cierre de cientos de tiendas más.

Blockbuster dijo en un comunicado que ya no entregará financiamiento para apoyar las operaciones en Argentina, que ha experimentado déficits sostenidos en flujo de liquidez operativa.

En un comunicado separado, Blockbuster Canadá declaró que no está incluido en la protección del Capítulo 11 y que todas sus operaciones desarrollaban sus negocios normalmente.