Emen. Wendy’s es una de las cadenas de comida rápida de Estados Unidos consideradas más tradicional, sin embargo, va a dar un paso con el que adelantará a otras franquicias mucho más grandes como Burger King con el objetivo de ahorrar costos.

En concreto, el presidente de la compañía, Todd Penegor ha revelado a Investor’s Business Daily (IBD) su intención de sustituir a los empleados que toman los pedidos a los clientes, y que son los que menos cobran, por máquinas automatizadas que permitan hacerlo a través de aplicaciones.

Estos ‘quioscos autoservicio’, como se han bautizado, son parecidos a los que McDonald’s cuenta en algunos de sus restaurantes y que permite al cliente realizar y pagar su pedido desde grandes pantallas táctiles que hay en el restaurante sin necesidad de interactuar con nadie. Una vez realizado, se le asigna un número y le será entregado en la barra del restaurante.

Más allá de estos paneles en los restaurantes, Wendy’s también permitirá la retirada de pedidos en la barra que hayan sido realizados a través de su aplicación móvil, con lo que no hará falta ni tan siquiera estar en el restaurante para llevarlo a cabo. Cabe tener en cuenta la importancia del drive-thru (pedir la comida desde el auto) para los restaurantes de comida rápida en Estados Unidos.

Este nuevo modelo de petición de comida comenzará a instalarse en el 10% de los restaurantes que la cadena de comida rápida tiene en el país, que actualmente emplea a 34.5000 trabajadores, aunque aún se desconoce a cuántos concretamente afectará la nueva medida.