La llegada de visitantes extranjeros a la India a través de operadores turísticos ha caído 25% en el último trimestre por el impacto de la violación de una joven india, el pasado diciembre, en un autobús de Nueva Delhi, según un estudio publicado este domingo.

La investigación, realizada por la Asociación de Cámaras de Comercio e Industria de la India (ASSOCHAM), muestra que el descenso es mayor entre las mujeres, cuya asistencia ha bajado 35% en los meses de enero a marzo de 2013 respecto al mismo periodo de 2012.

"El impacto de la violación es ahora visible y es más pronunciado en las ciudades grandes", denunció en un comunicado el secretario general de ASSOCHAM, D.S. Rawat.

El estudio, que está elaborado a partir de entrevistas a 1.200 operadores turísticos de distintas ciudades indias, indica que las razones principales de la caída son "el deterioro de la seguridad y la continua recesión global".

El responsable de ASSOCHAM recordó que además de la agresión sexual en Delhi, que suscitó inusitadas protestas en todo el país, los medios locales en los últimos meses se han hecho eco de continuos casos de aberrantes violaciones, muchas de ellas en grupo.

Rawat puso como ejemplo la agresión a una turista suiza a mediados de marzo -un crimen por el que hay seis imputados en un juicio que comenzó ayer- o el acoso sufrido este mismo mes por una joven británica que saltó por la ventana del hotel para escapar.

Estos hechos "han aumentado la preocupación sobre la seguridad de las viajeras mujeres en el país", lamentó Rawat.

Según el estudio, tres cuartas partes de los operadores (72%) afirmaron que "turistas les han escrito correos electrónicos preguntando sobre la seguridad en la India" y que algunos de los potenciales viajeros han cambiado finalmente sus planes.

El descenso ha afectado a destinos punteros como los estados costeros de Goa y Kerala, el noroccidental de Rajastán, e incluso al festival hindú Kumbh Mela, la mayor congregación humana del planeta, que se ha celebrado a principios de año en la ciudad de Allahabad.

La investigación se centra únicamente en los turistas que acuden a la India a través de agencias turísticas, que suelen ser a menudo aquellos que dejan una mayor cantidad de dinero en el país.

"Solo hemos hablado con operadores turísticos. No tenemos información acerca de los turistas que deciden venir por su propia cuenta", admitió a Efe la portavoz del organismo, Manjum Nagi.

Los datos ofrecidos por ASSOCHAM contrastan de hecho con unos facilitados recientemente por el ministerio indio de Turismo sobre la afluencia de turistas extranjeros en enero y febrero -de marzo aún no hay estadísticas-.

Según los datos oficiales, en esos dos meses de 2013 llegaron a la India 1,38 millones de turistas extranjeros, lo que representa 2,1% más que en el mismo intervalo del año anterior.

La subida es, no obstante, muy moderada si se tiene en cuenta que la estación invernal es temporada alta en la India debido a las suaves temperaturas que se registran en la mitad norte del país y si se analiza la tendencia de llegadas de los últimos años.

El gigante asiático recibió 6,6 millones de turistas extranjeros en 2012, lo que supuso unos ingresos de US$17.740 millones.

El Gobierno, que quiere hacer del turismo una industria líder, se ha planteado un aumento anual de 12 % en la afluencia de visitantes foráneos con el objetivo de doblar las ganancias en divisas en 2016, pero el deterioro de la imagen no ayuda a cumplir esa meta.