El mayor banco privado de Brasil, el Itaú Unibanco, registró una caída de 9,5% en su beneficio neto en el primer trimestre del año, en comparación con igual lapso de 2015, informó este martes la institución.

El banco señaló que en los primeros tres meses del año su beneficio neto fue de 5.184 millones de reales (US$1.485 millones), un 9,02% menor al cuarto trimestre del año pasado.

A través de un comunicado, la institución señaló que la cartera de crédito terminó en los 517.484 millones de reales (US$148.235 millones), cifra inferior en 4,2% al primer trimestre de 2015 y en 5,3% a los últimos tres meses del año pasado.

El patrimonio líquido de la entidad llegó a los 106.647 millones de reales (US$30.549 millones), estable ante los últimos tres meses anteriores y superior en un 9,9% al primer trimestre del año anterior.

La tasa de impago (más de 90 días de morosidad) subió ligeramente hasta el 3,9%, superior en 0,4 puntos porcentuales al trimestre anterior y en 0,9 al primer trimestre de 2015.

Debido a la recesión que sufre Brasil, el Itaú Unibanco hizo previsiones para pérdidas por impago por valor de 6.400 millones de reales (US$1.835 millones), un 38% más que en el trimestre anterior y un 43,7% más que en el primer trimestre de 2015.

El banco agregó que el margen financiero gerencial fue de 16.557 millones de reales (US$4.742 millones), un aumento internaula del 3,7% pero un 1,2% inferior ante los últimos tres meses precedentes.

El Itaú Unibanco es el mayor banco privado de Brasil, por delante del Bradesco y del Santander, y apenas detrás del estatal Banco do Brasil entre todas las entidades financieras brasileñas.

En 2015, el banco aumentó sus beneficios en un 14,5%, a pesar de la crisis económica del país, hasta los 23.360 millones de reales (US$6.691 millones).