Los productores de palma aceitera en el Sur del Lago tienen dificultades para colocar su escasa cosecha en las agroindustrias ubicadas en esta zona, debido a que estas empresas también han sido afectadas por las inundaciones o han venido reduciendo su capacidad de procesamiento desde que fueron expropiadas, según denunció Jesús Iragorri, presidente de la Federación de Ganaderos de la Cuenca del Lago de Maracaibo (Fegalago).

Alrededor de 15% de la materia prima que utiliza la industria de grasas y aceites corresponde a la producción venezolana, y la palma aceitera es el rubro más importante. En el Sur del Lago se produce 70% de la palma africana del país; mientras que el restante 30% proviene del estado Monagas, según datos de Fedeagro.

"Tres de las empresas que procesan palma en el Sur del Lago están prácticamente paradas, y a los productores se les dificulta aún más vender lo poco que se está recolectando en este momento", dijo Iragorri.

Una de estas industrias, ubicada en Santa Cruz, se inundó. Otras dos que fueron expropiadas por el Gobierno están trabajando entre 30% y 50% de su capacidad de producción, debido a la falta de mantenimiento, de acuerdo con el presidente de Fegalago. "Estas últimas están ubicadas en Casigua- El Cubo, en el municipio Semprún, y la otra es Palmeras Diana, localizada en la carretera Machiques-Colón", precisó.

Entretanto, en Industrias Cargill persiste la preocupación ante la posibilidad de que se agraven las fallas de aceite comestible en los anaqueles; porque a la menor disponibilidad de palma africana nacional se le suman los retrasos en la aprobación de licencias para importar aceite crudo, según informó una fuente interna, que prefirió mantenerse en el anonimato.