Hong Kong. El dólar estadounidense rebotó contra el euro y las bolsas en Asia cayeron este martes, mientras los inversores se preparaban para una reunión de la Reserva Federal que podría decepcionar a quienes esperan grandes cambios en política monetaria.

Las acciones en Hong Kong y Shanghái cayeron luego de que datos mostraron que el crecimiento de las importaciones chinas en julio se ubicó por debajo de las expectativas, lo que estuvo ligado a una desaceleración en la demanda doméstica y en la actividad económica.

El Banco de Japón mantuvo sin variación su tasa de interés, como se había previsto, y se abstuvo de adoptar nuevas medidas, lo que según dijeron los operadores tuvo escaso impacto en los mercados.

Las acciones japonesas revirtieron ganancias tempranas para cerrar a la baja luego de la decisión del banco central japonés. El índice Nikkei de la bolsa de Tokio cedió un 0,2%, mientras los inversores volvían a comprar los valores que vendieron el lunes.

El índice MSCI de acciones asiáticas no japonesas retrocedía un 1,3% y caía a su mínimo en cuatro sesiones, luego de tocar el lunes un máximo en tres meses.

Potencial decepción. En los últimos días se ha especulado cada vez más con que la Fed dará señales de que existe la necesidad de un mayor estímulo para apoyar el crecimiento luego del reporte de una serie de cifras económicas débiles, que hundieron los rendimientos de los bonos del Tesoro y llevaron a las bolsas globales a máximos en tres meses.

Sin embargo, el reconocimiento de la desaceleración económica podría decepcionar a algunos inversores que han estado apostando a que la Fed tomará medidas mayores, como la compra de bonos para empujar a la baja las tasas del mercado.

Dólar. El dólar se apreció 0,5% contra una canasta de divisas, chocando con una tendencia a la baja que se registraba desde junio.

El euro bajó este lunes desde US$1,3223 a US$1,3160 dólares debido a que los inversores redujeron posiciones en corto en moneda estadounidense antes de la reunión de la Fed.

La fortaleza del dólar pesó sobre los precios del crudo estadounidense. El crudo para entrega en septiembre recortó sus primeras ganancias y caía un 1,22%, a US$80,49 el barril, antes de un reporte de datos que mostraría un declive en los inventarios estadounidenses de petróleo.