Nueva York.  Los inventarios de petróleo cayeron en Estados Unidos, extendiendo las bajas por cuarta
semana consecutiva, dijo este jueves la Administración de  Información de Energía, debido a que las compañías recortaron  existencias por propósitos de fin de año.

Las existencias domésticas de crudo bajaron en 1,26
millones de barriles a 339,43 millones de barriles en la semana  que finalizó el 24 de diciembre, mostró el reporte semanal de la gubernamental EIA (por su sigla en inglés), frente a las expectativas de un descenso de 2,6 millones de barriles.

Durante las últimas cuatro semanas, los inventarios de
crudo en Estados Unidos han disminuido más de 20 millones de barriles, la mayor caída en ese lapso desde junio del 2008 cuando bajaron 23,6 millones de barriles.

Las compañías estadounidenses tradicionalmente recortan inventarios de crudo el término del año por motivos tributarios, y fue la primera caída en cuatro semanas seguidas desde diciembre de 2009.

Los datos de la EIA fueron postergados en un día debido al feriado navideño la semana pasada.
"La caída en crudo continua, aunque podríamos estar cerca del fin de la baja del crudo que comenzó en noviembre", dijo Antoine Halff, vicepresidente de Newedge Group.

"Con el año nuevo, y una vez que pasemos la esquina en cuanto a consideraciones tributarias, podríamos ver un poco de rebote en los inventarios de crudo", agregó.
Las existencias de gasolina disminuyeron en 2,32 millones de barriles a 214,86 millones de barriles.

Analistas encuestados por Reuters habían pronosticado un incremento de 1,4 millones de barriles.

Los inventarios de destilados crecieron 243.000 barriles a 160,96 millones de barriles, comparado con las expectativas de los analistas de un descenso de 600.000 barriles.

Las existencias de combustible para calefacción cayeron 2 millones de barriles debido al clima frío que afectó al noreste de Estados Unidos, el mayor mercado mundial de combustible para calefacción.

La utilización de las refinerías aumentó en 0,1 puntos
porcentuales al 87,8% de la capacidad, luego de que analistas habían pronosticado una baja de 0,2 puntos porcentuales.

La demanda total de productos de petróleo creció en un 6,1% durante las últimas cuatro semanas comparado con el mismo periodo el 2009, con el uso de gasolina trepando un 2,9% y el consumo de destilados aumentando un 4,9%.

Los inventarios en el centro clave de Cushing, Oklahoma, subieron 245.000 barriles a 36,64 millones de barriles. Cushing es el punto de entrega para los contratos de crudo que se transan en la Bolsa Mercantil de Nueva York.

El grupo de la industria Instituto Americano del Petróleo (API pos su sigla en inglés), en su propio reporte semanal de datos divulgado el miércoles, dijo que los inventarios domésticos de crudo crecieron 3,1 millones de barriles la semana pasada, con los destilados aumentando 1,4 millones de barriles y la gasolina cayendo 3,1 millones de barriles.