Nueva York. Los inventarios de petróleo cayeron 2,78 millones de barriles la semana pasada en Estados Unidos, el doble que lo esperado por el mercado, y las importaciones también retrocedieron, reveló el miércoles un reporte oficial.


Las existencias de gasolina aumentaron en 729.000 barriles en la semana al 30 de julio, según el informe semanal de la Administración de Información de Energía (EIA) de Estados Unidos, comparado con las expectativas de los analistas de una caída de 400.000 barriles.

Los inventarios de destilados subieron 2,17 millones de barriles, comparado con las estimaciones de un incremento de 1,2 millones de barriles.

Las importaciones de crudo cayeron en 1,5 millones de barriles por día (bpd), mientras que en Cushing, Oklahoma,centro de distribución de los contratos futuros de la Bolsa de Nueva York aumentaron 700.000 barriles.

Después de la salida del informe, los futuros de petróleo recortaban levemente sus pérdidas cediendo 43 centavos, o un 0,52% a US$82,12 el barril.

"Lo que sobresalió es una mayor caída (en las reservas) de crudo que lo visto en los datos del API. Aunque la baja en crudo está relacionada a importaciones lo que a su vez están relacionadas con la tormenta. En conclusión, el mercado está bien abastecido, que ha sido el caso durante el pasado año. Eso es también el por qué estamos bajando un poco luego de que salieron los datos", dijo Tom Benz, operador de BNP Paribas Commodities Futures.

Por su parte, Antonie Halff, primer vicepresidente de Newedge, dijo "el incremento en las existencias de destilados estuvo bastante en línea con la tendencia estacional, casi idéntico a nuestro pronóstico. Pese a la caída en crudo, tenemos este incremento en Cushing, por lo que considero que probablemente no hará mucho por revertir las dinámicas en términos del WTI frente al Brent. El WTI se ha estado debilitando en relación al Brent durante las últimas sesiones".