Nueva York. Los inventarios de crudo en Estados Unidos habrían caído la semana pasada por un retroceso en las importaciones tras un gran aumento de envíos la semana anterior, mostró el lunes un sondeo preliminar de Reuters antes de los reportes semanales de inventarios.

El sondeo de seis analistas proyectó en promedio una reducción de 100.000 barriles, aunque las opiniones eran divididas. Las existencias de destilados, que incluyen combustible de calefacción y diesel, habrían subido 300.000 barriles en promedio.

La utilización de refinerías habría bajado 0,3 puntos porcentuales, al 87,6% de la capacidad, con mantenimiento programados y algunos problemas afectando la actividad de la industria, dijeron algunos de los analistas. En la semana correspondiente del año pasado, la utilización de refinerías subió 3,3% al 85,1% de la capacidad.

Los analistas emitieron sus previsiones antes de los datos semanales de inventarios, del Instituto Americano del Petróleo que se divulgarán el martes a las 4:30 EDT (2030 GMT) y de la Administración de Información de Energía programado el miércoles.

"Los suministros de crudo se espera que muestren una leve caída, mayormente como resultado de declives anticipados en las importaciones tras una reciente fortaleza", dijo Jim Ritterbusch, presidente de Ritterbusch & Associates de Galena, Illinois.

Pese a la caída de los suministros de crudo en lo nacional, Ritterbusch y otros analistas esperaban que los almacenes de Cushing, Oklahoma, punto de entrega de los futuros de crudo de la Bolsa Mercantil de Nueva York, suban otra vez a un nuevo récord.

Ritterbusch estimó un potencial aumento del centro de almacenaje de otro millón de barriles.

En la semana al 14 de mayo, datos del gobierno mostraron que las existencias en el punto de entrega subieron 900.000 barriles a un récord de 37,9 millones de barriles.

Hasta esa semana, las existencias han subido a un récord por tres semanas sucesivas.

Las importaciones de crudo subieron 142.000 barriles por día a 9,8 millones de bpd en la semana al 14 de mayo, habiendo crecido en 15 de las 16 semanas previas, de acuerdo a datos de la EIA.

Para la última semana, las importaciones de crudo podrían haber bajado cerca de 200.000 bpd a 9,6 millones de bpd, de acuerdo a un estimado de Tim Evans, analista de energía de Citi Futures Perspective de Nueva York.

La previsión de un aumento de suministros de destilados parece seguir el patrón histórico, porque los destilados han subido en siete de los últimos nueve años, según datos de la EIA.

En gasolina, las existencias han aumentado en cinco de los últimos nueve años, con distribuidores abasteciéndose antes del fin de semana del feriado del Día de los Caídos en la última semana de mayo, cuando tradicionalmente arranca la temporada de manejo del verano. Este año, El Día de los Caídos cae el 31 de mayo.

La previsión de una leve caída de utilización de refinería se produce porque los márgenes de refinerías eran más bajos en la mayoría de las regiones de petróleo de la nación la semana pasada porque una caída de los precios de combustibles refinados contrarrestaron menores precios del petróleo, de acuerdo a un reporte semanal de Credit Suisse.