Lima. Para dar el salto en competitividad en el sector marítimo y portuario de la región se requiere una inversión tanto pública como privada de US$55.000 millones en las próximas dos décadas, revela el informe Análisis de inversiones portuarias en América Latina y el Caribe al horizonte 2040 realizado por CAF – Banco de Desarrollo de América Latina.

Esta cifra incluye las inversiones para introducir nueva capacidad portuaria de contenedores, mejorar la operación y el dragado de profundización en nodos portuarios en el corto y medio plazo, entre otros.

La mitad de las inversiones identificadas en el mediano plazo al 2025, que en total ascienden a US$15.000 millones, está en los mercados portuarios de México (25%), Brasil (13%) y Panamá (12%). 

Por su parte, Brasil y Argentina requieren planes de dragado ambiciosos que suponen la mayor parte de las inversiones previstas en ambos países. 

En tanto, Colombia requeriría al 2025 una inversión de US$1.610 millones (10%), Argentina 1.419 millones (9%), Chile 1.399 millones (9%), mientras que el Perú 1.237 millones (8%) y Ecuador 922 millones (6%).

En el estudio de CAF se detalla que, en el largo plazo, las necesidades de inversión son superiores a US$50.000 millones para el año 2040. De nuevo, México (24%), Panamá (16%) y Brasil (13%) sobresalen.

Asimismo, en el estudio de CAF se detalla que, en el largo plazo, las necesidades de inversión son superiores a US$50.000 millones para el año 2040. De nuevo, México (24%), Panamá (16%) y Brasil (13%) sobresalen.

En lo que respecta a oportunidades de inversión estimadas en nueva infraestructura portuaria para contenedores durante el período 2016-2040, en el cuarto lugar se ubica el Perú pues requerirá unos US$5.519 millones (11%), seguido de Chile con 5.109 millones (10%), Colombia con 4.840 millones (10%) y Ecuador con 2.728 (5%).

“La visión al 2040 del sector marítimo y portuario de América Latina y el Caribe permite vislumbrar un contexto atractivo para los inversores, basándose en factores como el aumento esperado del PBI, la diversificación y tecnificación industrial, el fortalecimiento del sector servicios, la mejora de los corredores logísticos, entre otros”, anotó Rafael Farromeque, especialista senior de la Vicepresidencia de Infraestructura de CAF y autor del informe.

Añadió que estos ingredientes acompañados de una modernización portuaria permitirán triplicar el tráfico actual y superar los 150 millones de TEUs (unidad de medida de capacidad del transporte marítimo), incrementar de 6 a 20 los puertos de más de 2 millones de TEUs, atender buques de nueva generación a plena carga en los nodos principales, formar parte de las rutas marítimas troncales con conexiones directas a todos los mercados y desarrollar de manera masiva el tráfico de cabotaje y fluvial.

Cerrar brechas. América Latina y el Caribe necesitará cubrir una brecha entre la demanda y la capacidad de manipulación de contenedores ofertada en puertos de 113 millones de TEUs en el 2040. 

Esta brecha a largo plazo se concentra principalmente en las subregiones marítimas de México (20%), Pacífico Sur (26%) y Centroamérica y Caribe (35%), siendo estas tres regiones además las primeras en superar el nivel de saturación recomendable (>80%) a partir del 2017.

“El reto es avanzar en la modernización del sistema portuario desde una perspectiva de red que englobe la totalidad del sistema portuario regional y ofrezca una visión a largo plazo. La modernización de la infraestructura portuaria deberá ir acompañada de un reforzamiento de los modelos de gobernanza, despliegue de infraestructura logística especializada, aseguramiento de la accesibilidad terrestre y la marítima, dado que estos aspectos todavía tienen un amplio margen de desarrollo en la mayoría de zonas portuarias”, agregó Farromeque.

Las oportunidades de inversión en el sector marítimo y portuario en América Latina serán presentadas en la Conferencia CAF: Infraestructura para la Integración de América Latina, que se realizará el 16 de julio en Casa de América en Madrid, España.