Montevideo. “Es un despropósito”, así calificó la secretaria ejecutiva de la Unión de Exportadores de Uruguay (UE), Teresa Aishemberg, el impedimento para exportar vehículos de la empresa Chery Socma a Argentina, debido a la demora en la autorización de las licencias no automáticas. Estos retrasos perjudican a la producción automotriz, de alimentos y textil uruguaya que se exporta a Argentina.

Chery Socma informó que perdió un negocio por US$1,5 millones por el que preveía colocar 110 unidades para la Policía de la provincia del Chaco.

En declaraciones al diario El País, Daniel Villamaría, director de logística y vocero de la empresa, dijo que clientes argentinos están pidiendo la devolución de señas porque no están entregando los vehículos a tiempo.

Aishemberg comentó a Observa que la UE confiaba en el diálogo entre los presidentes José Mujica y Cristina Fernández para resolver las trabas que, según cálculos del ministerio de Industria, actualmente afectan a mercaderías valoradas en US$7 millones (25% de las licencias no automáticas). “Se suponía que estaba arreglado. Estábamos esperanzados con que el contacto presidencial diera sus frutos”, agregó.

Se espera que el ministro Roberto Kreimerman y su par argentina, Débora Giorgi, se encuentren para analizar los perjuicios ocasionados por la incorporación de 150 productos a la lista de artículos que precisan licencias no automáticas.

La secretaria ejecutiva de la UE recordó que entre Uruguay y Argentina existe un Acuerdo Automotriz por el cual Argentina se compromete a aceptar el ingreso de hasta 20.000 unidades uruguayas anuales. Chery Socma solicitó un cupo para exportar 6.100 unidades durante 2011, pero su autorización está demorada.