Excelsior.com.mx. Marcella Wartenbergh, directora de Pillips-Van Heusen México, empresa dueña de las marcas Calvin Klein y Tommy Hilfiger, tiene un agresivo plan en México: duplicar el negocio en los próximos 18 meses.

“México en este momento es como una esponja, hay que aprovechar la oportunidad”, sostuvo, por lo que se enfocará al desarrollo de la marca Calvin Klein.

“El plan es el crecimiento y la inversión; crecimiento de las marcas e inversión en el país, con generación de empleo”, declaró.

Explicó que antes crecían a doble dígito, entre 10 y 15%, sin embargo, “era un crecimiento natural de la marca, pero no era un avance con mucha inversión detrás”, pero ahora la estrategia es más agresiva.

De tal forma, la compañía renovará sus puntos de venta, asimismo a nivel global se decidió invertir más en mercadotecnia y publicidad, por lo que, también se buscarán personalidades mexicanas para promover sus productos y se crearán más mensajes pensados en español.

Tratándose de puntos de venta, cuenta con 17 boutiques donde venden Calvin Klein; la meta es abrir alrededor de dos cada trimestre; además, tanto ésta como otras marcas tienen presencia en más de 400 tiendas como Liverpool o Sears, participación que planean incrementar.

La ejecutiva mexicana, que vivió 16 años en Europa trabajando en la compañía, volvió para acelerar la expansión en este mercado, el más importante para la firma en Latinoamérica y que está entre los 10 más relevantes a escala global.

“No me detuve a pensarlo, en cuanto me dijeron tomé la decisión. El mexicano es una persona muy moderna, con gran conocimiento de lo que pasa en el exterior, gran conocimiento de lo que pasa en Estados Unidos y Europa y le gusta la moda.”

Boom de moda. En los últimos cinco años han llegado a México más compañías de moda; al respecto, Wartenbergh explicó que “aquí a la gente le gusta probar, por eso las marcas vienen”.

En su opinión la llegada de marcas extranjeras a nuestro país continuará, sin embargo, el reto está en saber “regionalizar”.

“Algunas van a triunfar, otras no. Si las marcas son egoístas y no piensan en la regionalización no será sencillo, las marcas tienen que incluir a la gente”, aseveró Wartenbergh.