La Cámara del Agro de Guatemala (Camagro) lanzó este miércoles la Política Laboral, en un compromiso del sector por aumentar la formalización del mercado del trabajo y el cumplimiento de sus obligaciones legales en materia laboral.

“El objetivo de la política es promover el incremento del empleo formal con cobertura social, fomentar la cultura de cumplimiento de la legalidad laboral, de manera que se genere empleo digno en el sector agropecuario, agroindustrial y agroexportador”, dijo el presidente de la Camagro, Otto Kuhsiek.

Durante la presentación de la estrategia estuvo el presidente Otto Pérez Molina, quien firmó la declaración política del compromiso de la Camagro como testigo de honor. Lo acompañaron los ministros de Trabajo, Carlos Contreras, y de Economía, Sergio de la Torre.

La directora Ejecutiva de la Camagro, Carla Caballeros, indicó que la política tiene tres ejes estratégicos que son el cumplimiento del marco legal, el fortalecimiento de la cobertura social y la eliminación del trabajo infantil.

Sobre la base de esos ejes las empresas se comprometen a promover los principios de igualdad, libertad de asociación, cumplimiento de sueldos y jornadas laborales; la no discriminación, la salud y seguridad en el trabajo; erradicación del trabajo infantil, prohibición del trabajo forzado, respeto del medioambiente y la integridad de las personas.

El ministro de Trabajo, Carlos Contreras, señaló que la iniciativa supone una muestra de la madurez de las empresas del sector en observar sus obligaciones. Destaca que el Ministerio de Trabajo fortalecerá la verificación e inspección para garantizar el cumplimiento de la la Política Laboral.

El gerente de la Asociación de Azucareros de Guatemala (Asazgua), Armando Boesche, resaltó que la clave en este proceso reside en la capacidad de inspección del Ministerio de Trabajo y de la autoevaluación de las empresas.

La presidenta de la Asociación de Trabajadoras del Hogar a Domicilio y de la Maquila, Maritza Velásquez, calificó en general de positiva el planteamiento de la Camagro; sin embargo, consideró que no incluyen temas como la protección materna, eliminar el trabajo coadyuvante de la mujer en el campo —los ingresos los recibe el esposo—.

Según cálculos de la Camagro, aproximadamente dos millones de personas se emplean en ese sector.