La cifra es 16.35% mayor en relación con lo que se vendió durante el 2010, cuando se registró un ingreso de divisas por US$69.15 millones (Q540 millones).

Rosa María Monzón, coordinadora de la Comisión de Muebles y Productos Forestales de Agexport, refirió que para el 2012 se calcula un crecimiento entre el 10% y 15%, que permitirá al sector alcanzar, por lo menos, el monto histórico de US$87 millones de ventas, que se registró en el 2007.

Según las cifras, de todas las ventas al exterior los muebles son los que más divisas reportaron, con US$22.3 millones, seguidos de la madera aserrada, con US21.9 millones; las puertas, con US$10.25 millones, y las tarimas, con US$7.2 millones.

El Salvador figura como el más importante importador de los productos nacionales, con US$19.3 millones; Estados Unidos está en el segundo lugar, con US$18.3 millones; seguido de Honduras, con US$13.3 millones.

Monzón resaltó que un mercado de creciente importancia es el de Italia, hacia donde se envía el mayor porcentaje de producción de ataúdes.

Según las estadísticas de Agexport, el subsector de muebles, que encabeza las exportaciones, en el 2011 tuvo un crecimiento del 25.99% al pasar de US$17.7 millones del 2010 a US$22.3 millones.

La situación fue diferente dos años atrás, cuando la crisis inmobiliaria estadounidense motivó una caída del 27.76%.

Las estrategias. Monzón declaró que algunas de las estrategias de los empresarios para mejorar las ventas fueron cambiar sus productos de acuerdo con la demanda, así como establecer centros de distribución y vendedores en Estados Unidos.

Otras empresas emplearon como táctica atraer a compradores de alto poder adquisitivo, o diseñar productos para una compañía específica, con un destino o nicho de mercado determinado.

La compañía Caobadoors, que originalmente fabricaba mesas de billar, logró entrar en ese mercado y decidió elaborar puertas de madera con vitrales. Posteriormente decidieron entrar a la producción de ventanas, chimeneas y acabados en carpintería para interiores.

Otro ejemplo es el de la empresa Laminati, cuyo producto estrella es el piso de madera de ingeniería, producto con creciente demanda en los mercados internacionales, que se exporta especialmente hacia Estados Unidos.

Este tipo de piso, a diferencia del tradicional parqué—de piezas pequeñas— está fabricado por varias capas que le confieren un mejor funcionamiento en lugares húmedos o en habitaciones que poseen un sistema de calefacción por debajo del suelo.

Esta firma también posee un centro de distribución en Estados Unidos que le permite atender con celeridad los pedidos provenientes de cualquier estado de ese país.

Finalmente, otro grupo de empresarios decidió integrarse al grupo de la denominada mesa de acceso Mesoamérica, que apoya a exportadores que buscan ampliar sus operaciones en mercados del sur de México, Honduras, El Salvador y República Dominicana.