La Asociación de Camioneros de Colombia (ACC) decidió entrar en paro indefinido desde el mediodía del lunes pasado, pese a los múltiples encuentros con el Ministerio de Transporte y la canciller de su país, María Ángela Holguín.

A través de la medida se busca impedir el tránsito de vehículos de carga procedentes de Ecuador, Venezuela y Perú, que a juicio de los camioneros colombianos ha afectado considerablemente la mano de obra regional de transportadores, bodegueros, coteros (estibadores) y más personas que se benefician de la actividad.

Según Nelson Arellano, miembro de la ACC, no habrá bloqueos. No obstante, dijo que impedirán que los tractocamiones de Ecuador sigan llevando carga directamente hasta el interior de Colombia escoltados por la policía, como anunció la canciller Holguín, en la cita con su homólogo ecuatoriano, Ricardo Patiño, el pasado jueves.

José Luis Arrieta, representante de las bodegas de Ipiales (Colombia), dijo que el sector tiene muchos problemas y el principal es del transporte que está enlazado al trabajo de las almaceneras, los coteros y comerciantes.

“Ellos (los transportistas) dependen de nosotros y nosotros de ellos, por eso estamos aquí apoyando la paralización, porque un paso directo (de mercancías) nos mata aquí en la frontera”, acotó.

Explicó, sin embargo, que no se oponen al transporte internacional, sino al paso directo de mercancías, como por ejemplo, entre Guayaquil y Bogotá.

La propuesta que han venido realizando es que haya enganche de carga en el área de frontera y se dinamice la actividad económica en la zona, la cual hace seis años ha sufrido una considerable disminución por la entrada de los vehículos de carga internacional. Así lo confirmó el presidente nacional de la ACC, Pedro Aguilar, al explicar que el incumplimiento de los convenios firmados con los transportadores de Ecuador en meses pasados los obligó a tomar medidas de hecho.

“Los camioneros ecuatorianos pueden hacer el desenganche de la carga en la frontera, donde nosotros podemos engancharla y transportarla hacia el centro y norte del país”, señaló Aguilar. Dijo que así se solucionaría la problemática, “pero como los transportadores hacen caso omiso a los acuerdos impediremos su ingreso”.

Óscar Villota, presidente de la ACC, seccional Ipiales, dijo que para solucionar esta problemática se firmaron acuerdos. “Incluso las cancillerías de Colombia y Ecuador conocen sobre la crisis que afrontamos, pero no se han tomado medidas”.

La ministra colombiana de Relaciones Exteriores, en su más reciente visita a Ipiales criticó el anuncio de paro de los camioneros y los invitó a la sensatez para prevenir inconvenientes.

Mientras, el presidente ecuatoriano, Rafael Correa, sostuvo que pese al gran afecto de su gobierno al departamento de Nariño, por ser zona de frontera, no permitirá que los camioneros impidan el paso de los transportadores de su país.

El presidente de la Asociación de Transporte Pesado de Carchi, Guillermo Pozo, dijo que no actuarán con sus vehículos y que llegarán a Ipiales para hacer desenganche de la mercancía. Acotó que no se involucrarán en el problema “que es de Colombia” y que si hay inconvenientes con algún camión será asunto de cada uno.