Los camioneros paraguayos, que son más de 30.000 en Alto Paraná, fueron denunciados por la Asociación de Transportistas Brasileños por agredir y amenazar a conductores extranjeros que no se suman al paro general que llevan adelante para exigir a las firmas ADM y Cargill el pago de G. 350 (US$0,07295) por tonelada/kilómetro. Los brasileños decidieron no ingresar más a Paraguay durante la huelga.

Según el presidente de la Asociación de Transportistas de Brasil, Gilberto Blum, los camiones que entran y salen del vecino país no tienen relación  con los transportistas de granos.

Aseguró que los rodados brasileños, en su mayoría, transportan productos fertilizantes que deben ir directo a su destino sin que sean  retenidos.

Blum añadió que el jueves último la asociación a su cargo decidió no volver a ingresar a Paraguay mientras dure la huelga, pues sus colegas de esta región amenazan  con romper sus parabrisas.

Otra denuncia fue formulada por la Asociación de Transportadoras del Paraguay, cuyo responsable es Ángel Burró, quien sostuvo que varios camiones que debían entregar cemento en Ciudad del Este son retenidos desde hace más de 8 días por los huelguistas, apostados en el Km 30 de la ruta VII, en Minga Guazú.

Afirmó que los camiones que no transportan granos no deben  ser retenidos, ya que no están adheridos a la medida de fuerza.

Por su parte, Juan Godoy, presidente de la Federación de Trabajadores de Transporte, afirmó que ningún camión es retenido a la fuerza. “Nosotros les atajamos, les preguntamos de dónde vienen, qué traen en su camión y si quieren colaborar con nosotros para reforzar la medida”, comentó Godoy.

Agregó que piden, además, documentos “para corroborar si no transportan granos, y que una vez que se comprueban que es otra mercadería les dejan pasar”. Negó que haya agresiones.

Los camioneros anunciaron que la huelga se extenderá por otros 20 días, o sea 40 en total. El paro se inició el 25 de enero pasado por 20 días, plazo que  ahora extenderán por otros 20 días. Las agroexportadoras propusieron subir el flete a G. 350  por tonelada/kilómetro, por 30 días, y luego volver a G. 270, tal como lo venían haciendo, pero los afectados rechazaron la propuesta.

 Los trabajadores dicen que ya no hay garantías para seguir trabajando en las mismas condiciones, pues los gastos operativos son muy altos. Exigen que se cumpla el Decreto presidencial 12.440  de 2008, firmado por  Nicanor Duarte Frutos, que establece como referencia  G. 350  la tonelada por cada kilómetro recorrido.