Que los productos ecuatorianos son de mala calidad, es un mito que está pasando de moda. Así lo es para Oswaldo Alvarado de Mundiplast porque el identificar a sus productos como ecuatorianos, le ha dado mayor reconocimiento para sus exportaciones. “La huella nos ha servido mucho porque nos ha dado una identidad y han apreciado que también es un producto de calidad”, dice el empresario a quien esta estrategia le ha permitido ser más competitivo y por ende aumentar sus ventas. Su empresa cuencana fabrica juguetes parvularios y para fiestas infantiles hechos de plástico.

Mundiplast vendió US$800.000 en 2010, de los cuales el 30% fue para ventas al exterior en Venezuela y Chile. Y esos productos que se vendieron fuera del país llevaron la huella de Mucho Mejor Ecuador en su empaque. “Nos han dicho muchos clientes tanto en Chile como en Venezuela que nuestro producto está por encima de la calidad del producto chino que llega a todas partes del mundo. Entonces la huellita nos ha dado dos cosas: identidad y también una norma de calidad”, dice el gerente de la empresa creada en 1991.

La corporación Mucho Mejor Ecuador tiene al momento 450 empresas afiliadas a esa marca país. Cada año realizan campañas para incentivar el consumo del producto nacional y tanto hacia los consumidores como entre las empresas afiliadas, explica el director de Marketing de la campaña, Elías Merchán.

Según una encuesta realizada a 900 personas de Quito, Guayaquil y Cuenca, por Advance Consultora, la “huellita” que se coloca en la parte posterior de los empaques es reconocida por los consumidores en 62%, y las iniciativas publicitarias ejecutadas por la corporación, en un porcentaje similar. Las mujeres son las que más la recuerdan, con 73%.

482

Las cifras también demuestran que la preferencia por los productos extranjeros sí está cambiando. El estudio asegura que la campaña logró motivar a 55% a preferir los productos con la huella ecuatoriana en 2010. Este porcentaje aumentó respecto de 2009, en ese año fue del 39%. Además, las campañas publicitarias para incentivar la compra de los productos ecuatorianos de calidad son de gran recordación en el público, siendo las amas de casa el sector al que más llegan, con el 83%.

483

“Lo importante es que los consumidores locales prefieran el producto nuestro. En otros países la gente es más nacionalista, como en Colombia, en Brasil, donde consumen más los productos de sus países y menos los importados”, dice Gustavo Wray, director de Operaciones de Agripac, empresa que ha elegido la huella no solo para sus productos nacionales sino también para los de exportación. El empresario cuenta que sus compradores de balanceado de camarón, que se exporta a Panamá sí identifican la huella. La tienen en el empaque del alimento desde hace dos años, donde tiene buena acogida por ser ecuatoriano.

Además la Corporación Mucho Mejor Ecuador los invitó a incluir su huellita dentro del material de comunicación interna y externa de la empresa. Al momento, están evaluando la inclusión del logo en las hojas y membretes de Agripac, aunque ya la colocan en su revista interna, en campañas publicitarias y afiches corporativos.

A pesar de que su empresa exporta productos con la huella, Wray insiste en que la promoción del consumo de productos ecuatorianos debe seguir en pie localmente y de que las empresas nacionales deben mejorar la calidad de sus productos para que ganen acogida dentro del país. Por eso, cuenta que han invertido más de US$1 millón en su planta de producción de alimentos para mascotas, porque dentro de unos cuatro meses lanzarán una nueva marca de este alimento al mercado. Actualmente Agripac vende los alimentos para mascotas Buen Can y Michu.

“Vamos a relanzar una marca Premium para que compita con marcas internacionales. Y va a llevar que es hecho en Ecuador. Estamos trabajando para que la calidad de estos alimentos sea igual o mejor que el importado, para que la gente ya al mirar desde nosotros, se dé cuenta de que es hecho en Ecuador y vea que es mejor que el otro. Buscamos que la gente nos prefiera”, dice Wray.

De un año a otro la acogida de la campaña ha crecido del 31% al 77%, lo cual augura que el producto fabricado localmente se va posicionando poco a poco entre las preferencias de los ecuatorianos y ya deja huella en el extranjero.