Pasar al contenido principal
Campesinos paraguayos exigen investigación por muerte de cientos de animales
Jueves, Agosto 21, 2014 - 13:52

Húber Duré alberga a 260 familias en 2.000 hectáreas distribuidas en seis núcleos poblacionales, donde en un lapso de ocho días murieron repentinamente 319 gallinas, 43 vacas y 30 cerdos pertenecientes a familias de todos los núcleos.

Asunción. Vecinos de una comunidad campesina paraguaya donde el mes pasado murieron dos niñas, supuestamente intoxicadas con pesticidas, denunciaron este jueves que unos 400 animales murieron repentinamente y exigieron una investigación al respecto.

Los vecinos del asentamiento Húber Duré, ubicado a 330 kilómetros de Asunción, presentaron este jueves una denuncia ante la Fiscalía de la ciudad de Curuguaty para que se investiguen las causas de las muertes de estos animales, igual que pidieron que se esclarezca el fallecimiento de las niñas el mes pasado.

La comunidad, a través de la Federación Nacional Campesina (FNC), asegura que las recientes muertes y enfermedades que sufren están vinculadas "a las fumigaciones sojeras vecinas".

Húber Duré alberga a 260 familias en 2.000 hectáreas distribuidas en seis núcleos poblacionales, donde en un lapso de ocho días murieron repentinamente 319 gallinas, 43 vacas y 30 cerdos pertenecientes a familias de todos los núcleos, según testimonios recogidos por la organización dedicada a estudios sociológicos Base Is.

Dos niñas, de tres años y seis meses, fallecieron hace un mes a causa de una infección respiratoria, según el Ministerio de Salud, que descartó que se trate de un caso de intoxicación por fumigaciones con pesticidas.

Sin embargo, la FNC denuncia que esa comunidad está rodeada de tres latifundios con plantaciones de soja y otros cultivos de invierno que utilizan masivamente productos agrotóxicos.

"Es la primera vez en que tantos animales mueren en tan corto tiempo", dijo el dirigente local Javier Ruiz, según Base Is.

Las niñas de Húber Dúre murieron tras registrar síntomas como vómitos, fiebres, problemas respiratorios y dolores de cabeza.

Al mismo tiempo, otros 30 vecinos y vecinas fueron atendidos y algunos internados en los servicios de salud cercanos por registrar los mismos síntomas.

La comunidad vinculó la muerte de las niñas y las afecciones a los trabajos de fumigación de al menos una de las tres explotaciones sojeras vecinas al asentamiento.

La FNC consideró que el Ministerio de Salud descartó "tempranamente" que las muertes hayan sido por intoxicaciones y recordó que el resultado de los estudios de sangre y toxicológicos aún no fueron difundidos por el gobierno, cuando podrían aportar "informaciones estratégicas".

Según Base Is, una comitiva de organizaciones de la sociedad civil que visitó el asentamiento el 29 de julio y recabó informaciones aseguró que "el agroquímico que se utilizó en la explotación más cercana a la comunidad habría sido el carbamato", que se aplica a cultivos de invierno previos a la temporada de la soja.

Los campesinos de Húber Dúre denuncian que "casi todos los días de esta semana los propietarios de las explotaciones sojeras Pío Ramírez y Julio Plata realizaron trabajos parcelados de fumigaciones".

También aseguran que "todo el tiempo están oliendo los agroquímicos de las fumigaciones".

Paraguay es actualmente el cuarto exportador mundial de soja, sector que junto a la ganadería es el principal aportador al producto interno bruto (PIB) del país.

La Unión Europea recibió en 2013 el 39% de la producción de ese grano, según la Cámara Paraguaya de Exportadores y Comercializadores de Cereales y Oleaginosas (Capeco).

En Paraguay, la expansión de la frontera agrícola y del monocultivo de maíz y soja en la rica tierra oriental del país ha provocado que en diez años unos 900.000 labriegos hayan abandonado el campo camino a la capital por la menor demanda de mano de obra, según la Federación Nacional Campesina.

Paraguay es uno de los países con la concentración de tierra más desigual del planeta. Según la organización no gubernamental Oxfam, 2,5% de la población posee el 85% de la superficie cultivable, mientras que el 42% de sus habitantes vive en el campo.

Autores

EFE