La petrolera Petronas de Malasia dijo que revisará una propuesta para construir un complejo de gas natural licuado (GNL) de US$36.000 millones canadienses (US$27.250 millones) en el oeste de Canadá, luego de que Ottawa le otorgó un permiso con condiciones para limitar el daño ambiental.

La aprobación del proyecto Pacific NorthWest en el norte de Columbia Británica se dio tras tres años de espera, pero los analistas tienen dudas sobre su viabilidad por los bajos precios del gas y los recortes de costos en la petrolera malasia.

La decisión se consideraba una importante prueba para el gobierno liberal de Canadá, que se enfrentó por un lado a las necesidades de un sector energético en el que se pierden empleos y por otro a las presiones de los ambientalistas.

La aprobación incluye 190 condiciones que Petronas y sus socios de China, India, Japón y Brunei deben cumplir, tras una revisión que observó impactos ambientales significativos del proyecto.

"Necesitamos tiempo para evaluar las condiciones y entonces revisaremos el proyecto, dijo a periodistas el presidente ejecutivo de Petronas, Wan Zulkiflee Wan Ariffin, durante un evento en Kuala Lumpur.

La inversión de Petronas depende de los precios del GNL, que han caído un tercio en dos años por el temor a la sobreoferta y la debilidad de la demanda en China.