Canadá bloqueó una oferta de US$5.200 millones de la estatal malasia Petronas por el productor de gas Progress Energy Resources, en una sorpresiva decisión que podría causar problemas a un acuerdo chino de mayor envergadura en el sector energético del país norteamericano.

El anuncio emitido tarde este viernes por el gobierno canadiense, minutos antes de que se cumpla un plazo, fue un revés para Petronas, cuyos suministros domésticos de crudo se están encogiendo y que busca aumentar sus recursos más allá de Malasia y de zonas volátiles como Sudán.

También genera dudas sobre la oferta del grupo chino CNOOC de 15.100 millones de dólares canadienses por el productor de petróleo Nexen y podría afectar a otras compañías canadienses que buscan inversión extranjera en las vastas reservas de energía del país.

Un rechazo a la propuesta de CNOOC posiblemente dañaría los lazos comerciales que Canadá ha estado intentando reforzar con China, lo que destaca la sensibilidad política a la expansión china en Norteamérica.

"He enviado una carta informativa a Petronas indicando que no estoy satisfecho con la inversión propuesta porque es probable que no produzca un beneficio neto a Canadá", dijo en un comunicado el ministro de Industrias Christian Paradis.

El Gobierno, que ha dicho que se necesita una inversión de 630.000 millones de dólares canadienses en el sector energético del país en la próxima década, ha estado tratando de equilibrar la inquietud por los acuerdos con la necesidad de inversión extranjera.

No se esperaba que la propuesta por Progress tuviera obstáculos en un proceso de revisión en el que se determina si el acuerdo genera un "beneficio neto" a Canadá. Pero en una señal que atrajo mayor escrutinio, previamente este mes Toronto extendió su examinación de la oferta en dos semanas.

Petronas, este sábado dijo que no estaba lista para emitir comentarios, tiene 30 días para hacer su oferta más atractiva. No estaba claro qué elementos del acuerdo podría mejorar.

El acuerdo de Petronas atrajo más la atención después de que CNOOC lanzó su oferta por Nexen.

Algunos miembros del Partido Conservador de Canadá en el poder han expresado cautela respecto a la propuesta de CNOOC, en parte por lo que consideran como prácticas de negocios desleales por parte de los chinos.

Previamente este mes, el primer ministro Stephen Harper dijo que los sistemas económicos y políticos "muy diferentes" de China eran un asunto de particular preocupación.