Ottawa. Canadá, un país muy criticado por sus problemas ambientales, reveló este viernes regulaciones largamente esperadas que apuntan a hacer que los grandes camiones y buses sean hasta 23% menos contaminantes para el 2018.

Las normas sobre emisión de gases de efecto invernadero -diseñadas para cumplir con medidas ya establecidas en Estados Unidos- entrarán en vigencia comenzando con los modelos del año 2014. Aplicarán para utilitarios de gran porte, camiones pesados y buses, además de camiones de cemento, residuos y volquetes.

"Se espera que los nuevos estándares reduzcan las emisiones de los vehículos de gran porte en el 2018 hasta 23%, comparado con aquellos comercializados en el 2010", dijo el ministro de Medio Ambiente, Peter Kent, en un discurso durante el anuncio de la medida.

"Esperamos que esto se traduzca en disminuciones totales de gases de efecto invernadero de alrededor de tres megatoneladas anuales en el 2020, equivalente a remover unos 650.000 vehículos particulares de la calle", agregó el funcionario.

El gobierno conservador de centro-derecha indicó en mayo del 2010 que produciría nuevas normas relacionadas con las emisiones de gases para vehículos de gran porte en algunos meses, pero no pudo hacerlo.

En agosto pasado, el gobierno de Estados Unidos emitió sus propias medidas al respecto.

"Dado que el sector del transporte representa casi un cuarto de todas las emisiones, cualquier estrategia de cambio climático tiene que observar seriamente lo que sucede en nuestras carreteras", dijo Kent.

Canadá, un importante productor de energía que abandonó el protocolo de Kioto sobre cambio climático el año pasado, quiere recortar en general las emisiones de gases de efecto invernadero 17% desde los niveles del 2005 para el 2020.

Ambientalistas consideran que eso será casi imposible, dada la rápida expansión de las industrias del petróleo y el gas en el país.

"El crecimiento proyectado en las emisiones provenientes de la producción de gas y petróleo volverá insignificante la inversión por parte de la industria del transporte", dijo John Bennett, de Sierra Club Canada.

Bennett instó a un plan climático exhaustivo que incluya límites a todas las emisiones industriales, una idea que no parece interesar al gobierno. Kent resaltó que la principal prioridad de Ottawa es la economía.

Entre los fabricantes de camiones, partes y motores se encuentran Daimler AG, Volvo AB, Scania AB, Paccar Inc, Navistar International Corp, Chrysler, General Motors y Cummins Inc.