El Observador de Uruguay. La empresa canadiense Orosur Mining, que es actualmente la única compañía dedicada al procesamiento y a la explotación de oro en Uruguay, anunció mediante un comunicado en su página web que su subsidiaria operativa Loryser pidió el concurso de acreedores ante la Justicia. Según explicaron fuentes sindicales a El Observador, la línea de negocios que la empresa resolvió dejar de explotar es la parte de minería a cielo abierto.

Según el comunicado publicado, desde finales de 2017 Orosur ha visto obstaculizadas sus operaciones en su mina subterránea en San Gregorio (departamento de Rivera). "La escasez de fuentes alternativas de mineral ha dificultado revertir una situación que está dando lugar a restricciones financieras de liquidez", se señala.

Actualmente hay 150 trabajadores enviados por la empresa al seguro de desempleo y a partir de 1° de julio van a ser 20 más, quedando unos 140 trabajadores realizando extracciones de minerales en el túnel.

El inicio de sus operaciones se remonta a 1997 cuando se empezó trabajo en canteras a cielo abierto. Años después, en 2012, se pasó también a trabajar bajo tierra en el mismo lugar donde antes estaba la mina conocida como Arenal. Hoy su producción anual está en el orden de 30 mil onzas, lo que representa una facturación de unos US$38 millones.

En relación a la decisión de enviar a concurso a la subsidiaria Loryser el CEO de Orosur, Ignacio Salazar, manifestó en el comunicado que se trata de una decisión "estratégica".

El oro que se extrae en Uruguay corresponde a rocas que están muy cerca del límite de lo explotable, con porcentajes normales de dos gramos por tonelada o hasta tres gramos por tonelada en casos excepcionales. Esa variable junto con el precio internacional del oro son los dos elementos que pesan a la hora de estudiar la viabilidad de los proyectos.

Según dijo a El Observador el integrante de la Dirección Nacional de Unión Nacional de Trabajadores del Metal y Ramas Afines (Utmra), Manuel López, desde la empresa se ha manifestado el interés de quedarse en el país y se mantienen conversaciones con el gobierno para analizar las diferentes opciones que permitan continuar con sus operaciones en Uruguay. El comunicado de la empresa apunta en el mismo sentido de lo dicho por López.

En relación a la decisión de enviar a concurso a la subsidiaria Loryser el CEO de Orosur, Ignacio Salazar, manifestó en el comunicado que se trata de una decisión "estratégica".

"Creemos que protegemos mejor nuestro negocio y preservamos así nuestro efectivo mientras nos esforzamos por lograr el mejor resultado posible para nuestra empresa, proveedores, otros socios comerciales y partes interesadas. Al comenzar Loryser procedimientos de reorganización, la compañía conserva su capacidad de ingresar en cualquier cantidad de potencial transacciones que puedan ser beneficiosas para nuestros grupos de interés, a los cuales tenemos la intención de tratar con el máximo respeto y cuidado", señaló Salazar.

Exploración y prospección. La empresa Orosur realiza tareas de prospección y exploración en más de 20 lugares, la mayoría en las inmediaciones de Minas de Corrales y lleva invertidos US$250 millones en estas tareas durante los últimos cinco años, según datos aportados por la empresa. También hay otras compañías diseminadas al sur del Río Negro, en los departamentos de San José, Flores, Florida y parte de Lavalleja con permisos activos de exploración.