Panamá. La Autoridad del Canal de Panamá (ACP) anunció este miércoles medidas para un mejor aprovechamiento del agua en la vía interoceánica, ante la posible extensión de la temporada seca por diez días más en el país.

La ACP, que se hizo cargo a finales de 1999 del manejo de este punto de paso entre el Atlántico y el Pacífico tras el retiro militar estadounidense del área en cumplimiento de los Tratados Torrijos-Carter de 1977, señaló que entre las medidas está la suspensión de la asistencia hidráulica a los buques durante la salida de las esclusas.

La suspensión de la asistencia hidráulica es, según la ACP, un procedimiento que consiste en la inyección de agua en la parte posterior de la esclusa para que levante la popa del buque, a fin de que pueda desplazarse con mayor rapidez.

También se dispuso el aumento en la programación "del esclusaje" de dos buques al mismo tiempo, o para el paso de dos buques a la vez al transitar por el sistema de esclusas que tiene la vía y que se emplea para elevar en nivel de los barcos al transitar.

La ACP agregó que mantiene un seguimiento estrecho a las condiciones meteorológicas, así como a los niveles de los lagos Gatún y Madden, vitales para la operación del Canal, con la finalidad de tomar las medidas correspondientes de manera oportuna.

La administración informó además sobre la adopción de medidas de ahorro de energía eléctrica en todas sus instalaciones en el Atlántico y en el Pacífico, según el protocolo interno y la directriz emanada de la estatal-Autoridad de los Servicios Públicos (Asep).

La Asep ordenó hace unos días medidas como la limitación en el tiempo en que pueden estar encendidos los avisos luminosos, con el fin de evitar mayores racionamientos de la energía eléctrica.

La ACP precisó que no existen restricciones en el tránsito de buques, ni en el número ni en el calado, sin embargo informó a sus clientes sobre la extensión de la temporada seca.

Este anuncio se hizo un día después de que el gobierno panameño anunció la suspensión a partir de este miércoles de las clases en las primarias, secundarias y universidades públicas y privadas del país, entre otras medidas preventivas ante el bajo nivel de los principales embalses que generan energía hidroeléctrica en el país.

La administración del presidente panameño Ricardo Martinelli dispuso también la suspensión en el uso de aires acondicionados en oficinas públicas y comerciales de 11 de la mañana a tres de la tarde (hora local), por un mínimo de cuatro a cinco horas, con excepción de los comercios que generen su propia energía a través de una planta.

También se confirmó que se mantendrá el horario especial implantado hace una semana para los funcionarios públicos, de 7:00 a 13:00 horas, con la finalidad de reducir la demanda de energía y evitar una situación más difícil.

El gobierno indicó que se hará el domingo una revisión para determinar si se mantienen o suspenden las medidas.