Ciudad de México. El Canal de Panamá anticipa la posibilidad de un menor tráfico marítimo desde sus dos principales clientes, Estados Unidos y China, si las tensiones comerciales entre ambos siguen escalando, pero mayores exportaciones de Brasil equilibrarían el tráfico por la vía interoceánica.

El alza de la demanda de Gas Natural Licuado (GNL) estadounidense en países como Japón y México también contribuiría a equilibrar el tránsito marítimo por Panamá, dijo a Reuters el administrador ejecutivo de la Autoridad del Canal de Panamá, Jorge Quijano, tras una conferencia con empresarios.

Agricultores del mayor estado productor de soya de Brasil, Mato Grosso, firmaron un memorando de entendimiento este año con el Canal para evaluar formas de recortar costos de transporte e impulsar los volúmenes de granos brasileños en tránsito marítimo a través de Panamá.

Por su parte, productores de GNL en Estados Unidos continúan esfuerzos por diversificar el destino de sus exportaciones ante la inauguración de nuevos trenes de licuefacción entre finales de este año y 2019.

Alrededor de dos millones de toneladas de soja brasileña transitaron por Panamá en 2017, de un total de 60 millones de toneladas exportadas por el país sudamericano. La mayor parte de los despachos completa una larga ruta bordeando el Atlántico y pasando por Cabo Esperanza para alcanzar destinos en Asia.

"La mayor parte de la carga que pasa por el Canal de Panamá va o viene principalmente de Estados Unidos o China, así que si hay tensiones entre los dos países definitivamente pudieran tener un impacto en la cantidad de carga que pasa por el canal", dijo Quijano.

La administración del canal aún no ha publicado cifras sobre su actividad al cierre del año fiscal en curso. En el período anterior, que culminó en septiembre de 2017, se reportó el paso de un récord 403.8 millones de toneladas, incluyendo 143 millones de toneladas a bordo de portacontenedores y 79 millones de toneladas de carga a granel.

Panamá buscar evitar quedar en medio del conflicto entre Estados Unidos y China en momentos en que firmas estadounidenses en el país asiático se ven impactadas por la imposición de tarifas, lo que ha impulsado a asociaciones gremiales a urgir al presidente Donald Trump a reconsiderar su estrategia.

"El canal tiene muchas formas de amortiguar cualquier impacto porque atiende muchos segmentos y muchas rutas", agregó Quijano.

Un menor tránsito de buques graneleros de Estados Unidos a Asia ha afectado al mercado de transporte marítimo en meses recientes, según el ejecutivo. En el mismo período, Brasil ha elevado sostenidamente sus exportaciones de maíz y soja, luego de que algunos puertos del norte ampliaran su capacidad.

Alrededor de dos millones de toneladas de soja brasileña transitaron por Panamá en 2017, de un total de 60 millones de toneladas exportadas por el país sudamericano. La mayor parte de los despachos completa una larga ruta bordeando el Atlántico y pasando por Cabo Esperanza para alcanzar destinos en Asia.

Sobre el tráfico de buques de GNL, casi el 90% de este tipo de embarcaciones que pasan el canal viene de Estados Unidos, según cifras de la Autoridad.

"Si ahora mismo se diera el caso de que China por algún motivo importara menos GNL, lo que si estamos viendo es que hay más importación de gas por parte de Japón, mayor importación de Corea y de México; o sea que hay compensación", dijo Quijano.