La cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) podría ocasionar que se dejen de atender 20 millones de pasajeros nuevos en los próximos 17 años, lo que implicaría pérdidas de hasta US$20.000 millones y 200.000 empleos, consideró la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA).

Continuar con su construcción “es una prioridad del Estado mexicano que trasciende cualquier contexto político o contienda electoral y debe ser apoyada desde todos los sectores, dados los amplios beneficios que genera”. La asociación que representa a 280 aerolíneas, las cuales transportan 83% del tráfico aéreo mundial, difundió un informe sobre la importancia de desarrollar la infraestructura aeroportuaria más relevante para México, que implicará una inversión de US$13.300 millones.

Además, en su cuenta de Twitter escribió: “#IATA expresa su profundo apoyo por la construcción del nuevo aeropuerto internacional de la Ciudad de México, permitiendo que la economía mexicana aproveche al máximo los beneficios de la aviación”. En su documento reitera que la construcción del NAIM es una necesidad real y una oportunidad histórica sin igual para favorecer el crecimiento económico, permitir los beneficios sociales de la aviación y aumentar la competitividad de México frente a los demás países de la región.

De manera paralela, la Cámara Nacional de Aerotransportes ha insistido en continuar con el proyecto, toda vez que previamente fue analizado por expertos en la materia, lo que fundamentó su inicio de obra.

“El actual aeropuerto está a punto de reventar. Sirve a 47 millones de pasajeros, casi 50% por encima de su capacidad máxima: 32 millones (...)”, dijo Peter Cerdá, vicepresidente regional de IATA para las Américas.

Incluso, han destacado la importancia de la aviación en la economía mexicana: contribuye con US$38.000 millones al Producto Interno Bruto del país y genera más de 1 millón de empleos, por lo que promueve el turismo y facilita el comercio, así como la conexión de amigos y familias, el intercambio de conocimientos e ideas.

Ya no hay opción. Entre los beneficios que destacó la IATA, además de atender la creciente demanda aérea está el tema de incrementar la conectividad área del país y ser más competitivos en transporte de carga (35% del comercio mundial se transporta por vía aérea).

“El actual aeropuerto está a punto de reventar. Sirve a 47 millones de pasajeros, casi 50% por encima de su capacidad máxima: 32 millones. El nuevo aeropuerto es vital para que la Ciudad de México pueda aprovechar todo el potencial de su excelente localización geográfica entre América del Norte y América Latina”, dijo Peter Cerdá, vicepresidente regional de IATA para las Américas.

Al igual que el secretario de Turismo, Enrique de la Madrid, aseveró que el nuevo aeropuerto debe ser un elemento de unión y un factor adicional de orgullo para los mexicanos, pues pondrá al país como uno de los principales actores del mundo en materia de infraestructura aeroportuaria y de conectividad aérea.