Con dificultad, este año el Presidente Hugo Chávez podrá cumplir con su meta de incorporar al sistema eléctrico de 4.500 a 5.000 megavatios (MW), pues hasta el mes de agosto la capacidad instalada sumada sólo había llegado a 942 megavatios, según se constata en el último informe de la Oficina de Operación de Sistema Interconectado (Opsis).

Sin embargo, fuentes gubernamentales aseguran que hasta la fecha la capacidad instalada sumada ha sido de 1.620 MW.

Por su parte, el boletín mensual de agosto de la Opsis señala que el año pasado en el país había un total de 23.549 MW, mientras que en el mismo período de este año logró llegar a 24.490 MW.

Esto muestra que la incorporación de capacidad ha sido mínima, lo que da claros indicios de que será imposible cumplir la meta anunciada por el ejecutivo, indica Nelson Hernández, consultor de Energía, quien se aboca al análisis de los datos de la Opsis.

Hernández comenta que es posible que el ejecutivo logre cumplir la meta de instalar más potencia al sistema eléctrico nacional; pero será muy cuesta arriba, toda vez que mientras algunas plantas aumentan su capacidad, hay otras que están dañadas o sobre operadas.

"El gobierno instaló casi 1.000 MW nuevos, si se compara con el ritmo del año pasado. Es posible dar con la meta, pero las nuevas instalaciones ya presentan fallas, como por ejemplo la planta de la gabarra en San Lorenzo, Costa Oriental del Lago, la cual ya tiene 60 días que no funciona porque se le dañó el eje central de la turbina, lo que representa 300 MW perdidos", asegura el consultor.

Otras de las plantas que están inactivas son la 7, 8 y 9 de Tacoa, las números 2 y 3 de Planta Centro, y también están fuera de servicio las 15, 16 y 17 de Maracaibo, asegura Hernández.

Si se toma en consideración que al menos 10 plantas en el país están paralizadas, cada planta activa actualmente está sobresaturada con al menos más de 1.000 megavatios, señala el consultor en materia de energía y también profesor de la Universidad de los Andes.

Menos no es mejor. Uno de los datos que se destaca en el boletín de la Opsis es lo que se ha logrado reducir en el consumo de energía. Hace un año, este renglón se ubicó en 80.726 gigavatios (GWh), y en agosto pasado se redujo a 75.756 GWh; es decir, hubo un "ahorro energético" de 4.969 GWh.

Esto como consecuencia del racionamiento establecido por el Gobierno el año pasado, pero también -dice Hernández- por las fallas en la infraestructura y por los cortes no programados en el sistema eléctrico nacional.

"La reducción en el consumo no es una buena noticia per se, las personas no consumen menos por falta de ganas, sino porque está restringido; lógicamente, el consumo va a ser menor", comenta el consultor.

Por otro lado, con las restricciones en la demanda, lo que hizo el gobierno fue trasladar el consumo hacia otras regiones del país, mientras que el problema de la generación se mantiene.

El profesor de la ULA dice que "a pesar de la baja generación que existe en el país, el gobierno la repartió de manera que Caracas quedara blidanda. Pero sacrificó al resto del país, pues para tener a Caracas alumbrada debió quitarle energía a otras regiones".

Como consecuencia de lo anterior, la energía generada neta disminuyó en 4.985 GWh. Sin embargo, la térmica aumento en 1.127 GWh y la hidráulica disminuyo en 6.111 GWh, se señala en el informe de la Opsis.

Caen exportaciones. El consumo de fueloil este año está por el orden de los 57.000 barriles diarios, un aumento de 15.000 barriles diarios con respecto a enero-agosto de 2009, lo que significa que este mismo monto ha dejado de ser exportado. "Las plantas térmicas usan diesel o gas, pero como no hay suficiente gas en el país, entonces prefieren darle al sistema (eléctrico) fueloil para suplir con combustible líquido los 2.000 millones de pies cúbicos de gas que harían falta en gas", explica.

Este incremento en el uso de combustible líquido representa a su vez una baja en los volúmenes de exportación, caída de las ganancias que ingresan al país e impacta en los resultados netos de la industria petrolera nacional.

"Es necesario que la energía térmica sea generada en su totalidad por gas, para efecto de incrementar la exportación de hidrocarburos líquidos", dice Hernández, y agrega que para ello se requeriría de al menos 1.454 millones de pies cúbicos diarios.

El país no cuenta con suficientes planes de inversión para revertir la baja generación de energía térmica, "una de las más importantes para apalancar la generación de energía hidroeléctrica", señaló.