Perú y Bolivia han combinado fuerzas para impulsar la actividad de unos de los principales puertos exportadores de Chile, Arica, ubicado en la primera región del país. Estos embarques arrojaron cifras alentadoras, llegando a números record tras una década de actividad comercial.

Según el reporte entregado por las estadísticas de la administración del terminal de este puerto, los niveles de carga peruana alcanzaron un peak histórico y por primera vez cerrarían un ciclo anual, en 2017, con más de 100 mil toneladas. Para octubre de 2017 ya se superaban las 92 mil toneladas, lo que equivalía a un 20% más, respecto del mismo periodo anterior.

La Empresa Portuaria de Arica (EPA) detalló que este crecimiento de las importaciones hacia la Zona Franca de Tacna -ubicada a unos 58 kilómetros al norte de Arica- se debe a embarques principalmente de electrodomésticos, cerámicas, juguetes y productos alimenticios.

Por otro lado, también han aumentado en un 4% las exportaciones de la Región de Arica y Parinacota, por envíos de minerales no metálicos y harina de pescado.

En la misma línea, las cargas regionales también han experimentado un crecimiento inesperado, con un alza de 33% en comparación con el año pasado, con importaciones de fierro, acero, alimentos, químicos y materias primas. Esto, según la declaración de gremios locales, se produce debido al auge de proyectos de construcción privados y públicos, como por ejemplo, el primer mall de la ciudad, un mega strip center, la construcción de viviendas sociales como parte del Plan Especial de Zonas Extremas del gobierno, entre otras obras.

El presidente del directorio de EPA, Francisco González, aseguró a AméricaEconomía que "por quinto año consecutivo se proyecta superar los 3 millones de toneladas de transferencia y con un crecimiento del 2% respecto de 2016". Ya a noviembre de este año, la transferencia total de cargas del puerto ascendía a 2.896.009 toneladas, y la proyección es cerrar 2017 con aproximadamente 3.160.000.

El presidente de EPA comentó que la carga boliviana sigue siendo la más importante y la de mayor relevancia. A noviembre 2017, estos embarques llegaron a un total de 2.287.223 toneladas, con una leve tendencia a la baja en ese flujo por una caída en las exportaciones de ese país -combustibles, maderas y diversos tipos de materias primas-, que representan un 36% de su carga.

Finalmente, también se proyecta un año récord en el movimiento de camiones, la mayoría procedentes de Bolivia, con un flujo superior a 200 mil (550 al día).