Cargill Inc. acordó comprar la filial brasileña de tomates de Unilever (UN, UL) por cerca de 600 millones de reales (US$348,3 millones).

La firma señaló que el acuerdo es un ejemplo de su compromiso por aumentar su presencia en Brasil con el objetivo de convertirse en una de las empresas líderes en productos alimenticios del país.

La operación entrega a la empresa agrícola algunas marcas líderes como Pomarola, Pomodoro y Elefante. También incluye las instalaciones de Unilever en Goiania, estado de Goias, y una fábrica de productos de tomate.

Unilever continuará vendiendo sus productos al segmento de servicios de alimentos.

Cargill, la mayor empresa estadounidense que no cotiza en bolsa en términos de ventas, ya produce y distribuye una serie de otras marcas de alimentos en Brasil, mayoritariamente aceites, así como también pasta y mayonesa.

Las ganancias de Cargill crecieron más del doble en su último trimestre, lo que se atribuyó a la diversidad de la compañía que ayudó a lidiar con las incertidumbres de la economía global.

Por otra parte, Unilever informó una baja de un 40% en su ganancia trimestral.

Hace unos instantes, Las acciones de Unilever subían un 1,77% a US$29,36 en la Bolsa de Nueva York.