En la tarde del martes 31 de julio hubo una reunión en el corporativo de Plaza Carsoentre Carlos Slim Domit y otras personas con experiencia de años en la industria de la radiodifusión mexicana. El tema estudiado, entre otros, fue la potencial compra del Sistema Radiópolis de Grupo Televisa, un paquete de 17 estaciones de radio repartidas entre la Ciudad de México, Guadalajara y Monterrey, más una cadena de emisoras afiliadas que está a la venta desde hace tres semanas.

Según fuentes con conocimiento de este encuentro, en ese día Carlos Slim Domit analizó los obstáculos y las ventajas de que una de las empresas de la familia Slim eventualmente se hiciera con el control de Radiópolis.

El asunto de las políticas regulatorias que pesan sobre América Móvil (AMX) como preponderante en telecomunicaciones y su impacto al posible ingreso de esta empresa o de una de sus filiales al mercado de la radio, más el momento histórico que vive esta industria y los extraoficiales precios de salida de Radiópolis, fueron algunos de los puntos sondeados aquel día.

Slim Domit definió que, por ahora, no hace sentido la entrada de América Móvil a la radio de México y de serlo, el camino no sería por la vía de Radiópolis y entonces dio por cerrado este asunto en su agenda.

Expertos consultados dijeron que por motivo regulatorio no hubiera existido impedimento para una compra de Radiópolis por AMX, pues el agente económico preponderante en este sector es el mismo Grupo Televisa. Tampoco habría habido problema por flujo de capital, pues sólo en México, el EBITDA de América Móvil creció 14.9% en el segundo trimestre del año y su margen llegó al 33.6%

De esta manera el Grupo Televisa no conoció una potencial oferta de compra de ese grupo económico por su división de radio, que según distintas versiones tiene un letrero que anuncia su venta entre los US$140 millones y US$170 millones, y que a decir de sus reportes financieros a la BMV representó el 1% de sus ingresos totales en el segundo trimestre del 2018 y el 0.8% en 2001, cuando ingresó 67.87 millones de pesos a la cartera de su matriz, según el informe financiero de ese año y el más antiguo que es accesible.

Expertos consultados dijeron que por motivo regulatorio no hubiera existido impedimento para una compra de Radiópolis por AMX, pues el agente económico preponderante en este sector es el mismo Grupo Televisa. Tampoco habría habido problema por flujo de capital, pues sólo en México, el EBITDA de América Móvil creció 14.9% en el segundo trimestre del año y su margen llegó al 33.6%; de hecho, la operación de AMX vivió en el periodo abril-junio de 2018 uno de sus mejores trimestres, mientras que el EBITDA de Grupo Carso quedó en 13.9% en el mismo lapso.

Incluso, añadieron, el regulador IFT deberá hacer un mayor análisis de posibles concentraciones de Radiópolis con otros grupos de radio en temas de acumulación de espectro y audiencias, por ejemplo en combinaciones con grupos como ACIR, Multimedios o Radiorama.

“América Móvil y el Grupo Carso son el agente económico preponderante en telecomunicaciones, por lo que no tendrían impedimento legal alguno para entrar al sector de la radio; no obstante, no es un nicho de mercado en el que los Slim tengan mucho interés; su interés está centrado en la televisión de paga y el video, que son un negocio en el que pueden aprovechar la infraestructura que tienen desplegada, por ejemplo, para telefonía (fibra óptica)”, dijo Agustín Ramírez, abogado especializado en telecomunicaciones de la firma Ouraboros.

“Su prioridad uno es el permiso de ingreso al video y que la regulación asimétrica disminuya; ellos buscan una convergencia plena”, comentó Jorge Fernando Negrete, director en Mediatelecom Policy & Law. “La radio es ya un mercado atomizado, que se está resolviendo entre las familias históricas; que si, que habrá nuevos entrantes y que van a conocer el negocio, pero de cierto que hay una reorganización de los agentes históricos que conocen el sector y que buscan una consolidación en ese mercado y no siempre con planes para telecomunicaciones”.

Grupo Televisa busca comprador para Radiópolis. Grupo Televisa confirmó el lunes 23 de julio que ha puesto a la venta su negocio de radio que gestiona con la española Prisa, luego que El Economista diera a conocer la existencia de primeras negociaciones con Grupo ACIR de los empresarios Ibarra. Grupo Prisa asintió después que aceptaría vender su mitad de Radiópolis, informó la agencia Reuters.

Televisa es titular del espectro de las 17 estaciones de radio AM/FM que Radiópolis opera directamente en todo México, seis de ellas sólo en la capital y desde donde se originan las cadenas nacionales “W Radio”, “Los 40 Principales” o la “Ke-Buena”.  

Las frecuencias de Televisa en la Ciudad de México –la 730, 900 y 940 de AM y el 92.9, 96.9 y 101.7 de FM– tienen títulos de concesión con vigencia hasta entre el 3 y 4 de julio del año 2036, según el Instituto Federal de Telecomunicaciones. El IFT ha desvelado también que Televisa pagó 89 millones 209.734 pesos en agosto de 2017 por la renovación de los títulos de esas seis estaciones capitalinas; 22.6 millones de pesos por estación de FM y 7.5 millones por frecuencia de AM.

La salida de Grupo Televisa de este negocio generará repercusiones para otros actores de la industria, una que hasta el 2014 creó un mercado de 8.758 millones de pesos a escala nacional y de 3.065 millones de pesos para la Ciudad de México, que en solitario supone el 35% de ese negocio.

Las estaciones de Radiópolis son de las más preferidas por todos los públicos de la capital, aun cuando su número de emisoras suponen la mitad de las que tiene Grupo Radio Centro, el primer jugador de la plaza, y aun cuando su nombre es asociado por los oyentes enteramente a Televisa, pese a ser mitad de Prisa y echar al aire a conceptos del grupo español. 

Radiópolis es el segundo grupo más escuchado de la radio en la CDMX de entre los seis con mayor audiencia. Radiópolis tiene en la bolsa los segundos lugares en alcance en porcentaje sobre una población específica, el segundo en el promedio de personas no duplicadas; el segundo en la audiencia promedio, segundo en las horas de radio escuchadas y en share y rating también, de acuerdo con datos facilitados por la agencia de mediciones INRA a este medio sobre el acumulado del periodo abril-junio de 2018.

Es de esta manera que en la pelea de cada día por la audiencia capitalina contra Grupo ACIR, MVS Radio, el NRM y Radio Fórmula, la cadena Radiópolis sale bien librada. El radiodifusor sólo es superado por el Grupo Radio Centro, que según el trimestre, mete a seis de sus estaciones en el top ten de las estaciones más escuchadas de la Ciudad de México.

“Así las cosas”, “Ya párate!”, “La corneta”, “Ke-Buena” y “Pasión W” son programas que se escuchan en la casa, en la calle, en el auto y por Internet también, de ahí los buenos índices de audiencia para Radiópolis, según INRA.

Con sus seis frecuencias transmitiendo en la Ciudad de México, la cadena Radiópolis gana aquí un alcance del 11.001% de la población medida que escucha radio; y en número, la cifra se convierte en 1 millón 867.423 personas únicas que gustan de conceptos como W Radio, Los 40 o la Ke-Buena.

La audiencia promedio de Radiópolis como grupo es de 293.920 personas únicas y éstas escuchan un promedio de 2.54 horas diarias a las estaciones de la marca, dice INRA. Por todo eso, Radiópolis tiene un share de 16,81% y 1.775 puntos de rating en la radio de la CDMX.