Sao Paulo. El multimillonario mexicano Carlos Slim tomó este jueves un paso importante para integrar las operaciones de su imperio de telecomunicaciones brasileño, una semana después que rivales anunciaran sus propios cambios en el prometedor mercado.

Este jueves, el proveedor brasileño de telecomunicaciones de larga distancia Embratel Participações SA, controlado por Teléfonos de México, o Telmex, anunció una oferta pública para comprar la totalidad de las acciones preferentes de la empresa local de TV cable Net Serviços de Comunicação en una operación valuada en 4.580 millones de reales (US$2.600 millones).

Slim controla Telmex, empresa que ha usado para organizar sus holdings en Brasil.

Aunque la operación de este jueves no significa que Embratel asumirá el control de NET, representa un paso importante en esa dirección. Para asumir el control, Embratel tendría que adquirir las acciones comunes de Net.

Actualmente una participación del 51% de las acciones comunes de NET es propiedad de una empresa holding llamada Gb Empreendimentos e Participações SA, que es controlada por el poderoso conglomerado brasileño Globo Comunicação e Participações, mientras que una filial de Telmex controla el resto.

Además de Embratel y NET, Slim también controla en Brasil al proveedor de telefonía móvil Claro.

La última semana de julio de este año, Portugal Telecom y la española Telefónica terminaron con la sociedad que controlaba al operador brasileño de telefonía celular Vivo Participações, y Telefónica mantuvo el control.

Portugal Telecom compró un 22,4% de la telefónica brasileña Tele Norte Leste Participações, u Oi, por casi US$5.000 millones. Posteriormente, Oi comprará su participación del 10% en la compañía portuguesa.

Junto a los activos de Slim, Vivo y Oi son grandes factores en el mercado brasileño. El cuarto es TIM, la filial brasileña de Telecom Italia SpA.

En un comunicado este jueves, Embratel informó que ofrecerá 23,00 reales por acción preferente de NET. La compañía no fijó un cronograma para la oferta.