Carrefour, la segunda minorista más grande del mundo, se vio forzada a advertir nuevamente al mercado que sus ganancias serán menores a las esperadas, después de que fracasaran sus planes para subir sus precios y para ganar terreno en el gigantesco mercado de Brasil.

Las acciones del grupo francés cayeron a un mínimo de dos años después de anunciar que espera una caída del 23% en su utilidad operacional para los primeros seis meses y admitir que fue un error táctico elevar sus precios antes que sus rivales.

"Esta es claramente otra advertencia de ganancias, la segunda en un mes. Hay que alejarse de la acción", dijo un operador desde París. Los títulos se recuperaban más adelante en la jornada y subían un 0,48% a las 1240 GMT.

Este anuncio suma presión contra el presidente ejecutivo de Carrefour Lars Olofsson, cuyo ambicioso plan de transformación lanzado en junio del 2009 está teniendo pocos progresos.

Las acciones han perdido un 44% desde septiembre del 2010, pero el ejecutivo parece conservar el apoyo de inversores claves como Blue Capital, una alianza entre el multimillonario Bernard Arnault y el grupo estadounidense Colony Capital.

La firma prometió seguir focalizada en mantener precios bajos, frenando al mismo tiempo el gasto en promociones y en esquemas de fidelización.

El presidente financiero, Pierre Bouchut, dijo a analistas que Carrefour ha cambiado la administración en todo el grupo para ayudar con un plan de recuperación y que se apegará a su meta de aumentar las ganancias del año completo.

Pero admitió que enfrenta una "debilidad" en cumplir esa meta, porque la competencia en Francia se ha vuelto aun más dura ante las medidas de austeridad del Gobierno que afectan a los consumidores en mercados del sur de Europa como Grecia, Italia y España.

"La guía de mitad de año de hoy es más baja de lo que son nuestras estimaciones y un avance del 13,3% en el segundo semestre (para lograr un alza en las ganancias del año completo) ahora parece difícil en nuestra opinión", dijo el analista de Credit Suisse Andrew Kasoulis.

El grupo dijo que su ganancia operacional del primer semestre bordearía los 760 millones de euros, con una caída de un 35% en Francia y un pequeño declive en otros importantes mercados europeos, que contrarrestarían el incremento significativo en América Latina y Asia.

¿Falsas esperanzas? Las acciones de la firma fueron fuertemente golpeadas el martes después de que el magnate Abilio Diniz abandonase un plan para fusionar al minorista brasileño Grupo Pao de Acucar (GPA), el mayor de ese país, con los activos locales de Carrefour.

Bouchut, sin embargo, dejó la puerta abierta a un nuevo acuerdo con Diniz y aseguró que Carrefour miraría todas las buenas ideas, especialmente en mercados emergentes, aunque agregó que no hay nada sobre la mesa de momento.

"Los inversores temen que Brasil se esté convirtiendo en la más reciente de una serie de falsas esperanzas dadas por el grupo en los últimos años", dijo Herve Mangin, gerente de portafolio de Axa Investment Managers.

Carrefour, Casino y el líder de la industria Wal-Mart se disputan posiciones en el mercado brasileño para compensar el flojo crecimiento en sus territorios nacionales.

Carrefour, con más de 9.500 tiendas en 32 países, lleva dos años en un ambicioso plan de recuperación que pretende recortar costos, impulsar la competitividad y modernizar su negocio principal de hipermercados.