Paris. Carrefour, el mayor minorista de Europa, recortó su dividendo y su gasto de capital y frenó su plan insignia para revivir a sus hipermercados, pronosticando otro año difícil donde los consumidores reducirían sus gastos.

El grupo francés, al reportar este jueves una caída de un 19% en sus ganancias del 2011, dijo que detendrá las conversiones de tiendas a sus nuevos hipermercados Carrefour Planet más allá del 2012 porque los resultados hasta el momento no han estado a la altura de las expectativas.

Esto permitirá que el segundo mayor minorista mundial detrás del grupo estadounidense Wal-Mart se concentre en un plan más inmediato de bajar los precios para volver a atraer a los compradores.

"En el 2012, vamos a sacar provecho de nuestras fortalezas mientras ejercemos una estricta disciplina de costos y efectivo para ajustarnos al ambiente en el que estamos operando", manifestó en un comunicado su CEO saliente y presidente del directorio, Lars Olofsson.

Carrefour, que bajo Olofsson no logró revertir años de bajo rendimiento en sus principales mercados europeos, obtuvo una ganancia operativa de 2.180 millones de euros (US$2.900 millones) en el 2011.

La firma vinculó el declive del año anterior al "difícil ambiente que enfrentamos en todo el año, especialmente en el sur de Europa, y el bajo rendimiento de los hipermercados franceses".

El desempeño estuvo en línea con las expectativas de los analistas y la orientación de la compañía, y subraya la magnitud de la tarea que enfrentará su nuevo presidente ejecutivo, Georges Plassat.

Carrefour redujo a la mitad su dividendo a 0,52 euros, por debajo de la previsión de los analistas de 0,72 euros.

La firma dijo que recortaría el gasto de capital a 1.600-1.700 millones de euros este año desde 2.300 millones de euros en 2011, con el grueso de la reducción procedente de Europa.