Singapur/Paris. Carrefour, el segundo minorista más importante del mundo, cerrará sus dos tiendas en Singapur a fines de este año y abandonará países no estratégicos para destinar dinero a la reducción de su deuda y financiar el renacimiento de sus golpeados hipermercados europeos.

Carrefour Singapur hizo el anuncio dos años después de que el minorista más grande de Europa no tuviera éxito al intentar vender sus operaciones en Singapur y Malasia.

Las noticias llegan dos días antes de que el nuevo presidente ejecutivo de la firma, Georges Plassat, revele su plan de recuperación, a la espera de los resultados de la primera mitad del 2012 el 30 de agosto.

Carrefour ya se fue de una Grecia golpeada por la recesión en julio en medio de una caída en sus ventas, y analistas dijeron la semana pasada que esperaban más desactivaciones de negocios en Indonesia, Turquía, Malasia y Singapur, con ingresos totales de entre 1.000 y 3.000 millones de euros.

Carrefour Singapur dijo que planeaba cerrar sus tiendas Suntec y Plaza Singapura antes de fin de año debido a que la "las perspectivas de expansión y crecimiento no permiten alcanzar una posición de liderazgo en el mediano y el largo plazo".

A las 12:21 GMT de este martes las acciones de Carrefour caían 2,02% a 15,95 euros, por debajo del promedio del sector europeo.

Carrefour emplea cerca de 400 personas en sus dos hipermercados en Singapur, donde tiene una porción de mercado menor al 2% y ventas por debajo de los 100 millones de euros (US$125 millones).

La empresa francesa no indicó cuánto costaría el cierre.

Asia generó un 8,9% de la facturación de 91.506 millones de euros de Carrefour en el 2011. China aportó ingresos por 5.040 millones, Taiwán 1.496 millones e Indonesia otros 1.126 millones. Otros países asiáticos tuvieron ventas por 508 millones de euros.