Nueva York. Las carteras de crédito de los bancos chilenos se verán cada vez más presionadas debido al devastador terremoto que remeció al país en febrero, según Moody's Investors Service.

El terremoto de 8,8 grados de magnitud -el más fuerte que haya golpeado a Chile en los últimos 50 años- dejó un estimado de US$30.000 millones en daños, lo que podría a su vez poner presión sobre parte de su sector bancario. Sin embargo, la agencia calificadora de riesgo señala que la banca chilena podría ser lo suficientemente fuerte para manejar las pérdidas.

"Dados los fuertes desafíos y el potencial para que la calidad de los activos presionen a los bancos, hemos revisado nuestras estimaciones de escenario para incluir nuevas presiones sobre las carteras crediticias expuestas a las regiones afectadas", señaló el martes en un informe la vicepresidenta de Moody's, Jeanne Del Casino.

Los bancos también están en riesgo de que el crecimiento de sus ganancias sea menor a lo esperado en el corto plazo si la economía chilena se recupera lentamente, añadió.

No obstante, el panorama no es del todo pesimista. Moody's señala que pese a que "las pérdidas efectivas aún podrían ser significativas", los deterioros podrían ser contenidos "en relación con la actual capitalización y posición de reservas del sistema bancario".

"El sistema bancario chileno está en una posición para manejar crecientes estimaciones de pérdidas generadas por eventos extraordinarios como el reciente terremoto sin comprometer su capitalización", sostuvo la agencia calificadora.