Washington. La Casa Blanca dijo este viernes que el gigantesco derrame de petróleo frente a las costas estadounidenses del Golfo de México mostró la necesidad de una ley sobre cambio climático y energía, desestimando el pedido de un legislador republicano para detener el proyecto.

El senador demócrata John Kerry y el senador independiente Joseph Lieberman dijeron que presentarán el miércoles una legislación que comprometería a Estados Unidos a abordar el calentamiento global, paso por el que presionan varias naciones.

El portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs, afirmó que el derrame de crudo demuestra que las perforaciones por sí solas no resolverán los problemas energéticos de Estados Unidos.

Además, señaló que un aumento en los precios de los combustibles en el verano boreal dejará en evidencia que el país debe responder a sus problemas energéticos.

Sin embargo, la estancada legislación que busca reducir la contaminación por dióxido de carbono - señalada como directa causante del calentamiento global- sufrió otro revés el viernes cuando el senador republicano Lindsey Graham pidió suspender el debate mientras dura una investigación sobre el derrame.

Graham, que el año pasado acordó respaldar una legislación sobre cambio climático sólo si contenía acciones para expandir las perforaciones de petróleo mar adentro, afirmó que el "catastrófico" derrame crea nuevos desafíos "no previstos en nuestra discusiones originales".

"Creo que sería inteligente hacer una pausa en el proceso, revaluar dónde estamos parados", expresó. "De otra forma no habría suficientes votos en el Senado para aprobar el proyecto", agregó.

No obstante, Kerry y Lieberman dijeron que seguirán adelante con su proyecto. Los tres senadores estuvieron trabajando juntos por meses en una iniciativa legal para hacer frente al cambio climático.

Nuevas perforaciones. En un comunicado conjunto, Kerry y Lieberman dijeron que "hemos seguido trabajando con el liderazgo del Senado y la Casa Blanca y creemos que hemos logrado nuevo progreso camino a los 60 votos" necesarios para aprobar el proyecto.

En referencia al derrame de petróleo, agregaron que los eventos de las últimas semanas "han dado a todos (...) un mayor entendimiento" sobre la necesidad de abordar los problemas de energía y medioambientales.

Pero su trabajo claramente se vio afectado por la dura oposición en el Congreso a nuevas perforaciones petroleras en plataformas marítimas, luego del derrame que comenzó dos semanas atrás cuando una torre de perforación estalló y se hundió, provocando daños en la estructura submarina.

Graham enfatizó que no habría los votos suficientes "hasta que lidiemos con la incertidumbre del debate sobre inmigración y sobre las consecuencias del derrame de petróleo".

Hace unas dos semanas, Graham dijo que los demócratas estaban discutiendo prematuramente la reforma a la ley de inmigración, poniendo en peligro la iniciativa sobre control climático y energía este año.