Río de Janeiro. El 57,6% de las agencias bancarias brasileñas se encuentran en huelga, tras no alcanzar un acuerdo el sindicato de trabajadores del sector con la patronal desde hace dos semanas, informaron este lunes fuentes sindicales.

Según la Confederación Nacional de Trabajadores del Ramo Financiero (Contraf), al menos 13.071 de las 22.676 agencias bancarias de Brasil estaban este lunes en huelga, en el 14º día de paralización en búsqueda de mejores salariales y laborales.

Los empleados de los bancos brasileños, tanto públicos como privados, declararon una huelga por tiempo indefinido para presionar por mejoras salariales y otras reivindicaciones, como una mayor participación en las ganancias de los bancos, un salario mínimo para el sector de 3.940 reales (unos US$1.194) y mejorías en la ayuda de alimentación, así como medidas para reducir los despidos.

La huelga fue anunciada después de que la patronal no aceptara su petición de un aumento del 14,78% de su sueldo y ofreciera apenas 6,5%, inferior incluso a la inflación del año pasado.

Los trabajadores del sector bancario, actualmente unos 512.000 en todo el país, han protagonizado largas huelgas en los últimos años por esta época, cada vez que tienen que negociar una nueva convención con los bancos.

El año pasado la huelga se prolongó por 21 días y sólo fue suspendida cuando los bancos, que ofrecían un aumento del 6,5%, aceptaron pagar un reajuste del 10,0%.

Según datos de la Contraf, los cinco mayores bancos del país (Itaú, Bradesco, Banco do Brasil, Santander y Caixa Económica Federal) tuvieron un beneficio de 29.700 millones de reales (unos US$9.110 millones) en el primer semestre de 2016.