París. La francesa Casino advirtió este lunes a Carrefour que sin su aprobación no podrá fusionarse con la mayor minorista de Brasil, Pao de Acucar, al tiempo que lanzó un segundo arbitraje que busca impedir que su socio en el país sudamericano le quite presencia en ese mercado.

Los archirrivales franceses Casino y Carrefour están en una agitada pelea por el mercado brasileño, en momentos en que sus ventas en Europa se debilitan. Casino está amenazando a los directores de su competidor con acciones legales por haber aceptado un acuerdo que entiende es ilegal.

Casino tiene una opción para comprar el año próximo a su socio brasileño Diniz el control de Pao de Acucar.

Pero Diniz y Carrefour, junto con un grupo financiero local y el gobierno de Brasil, propusieron una compleja fusión de operaciones en la que Carrefour tomaría el 50% de la firma.

El directorio de Carrefour ya aprobó el plan de fusión, mientras que el presidente ejecutivo de Casino decidió volar a Brasil para reunirse con los gestores del acuerdo.

"Tras la publicación del comunicado de Carrefour, el grupo Casino considera que Carrefour y los miembros de su junta de directores podrían ser considerados responsables en la aceptación, pese a las reiteradas advertencias, de la transacción hostil que surja de negociaciones ilegales".

En París, Casino emitió un comunicado en el que le dice a Carrefour que su junta directiva podría ser "imputable" por aceptar el acuerdo sin el consentimiento de Casino.

"Tras la publicación del comunicado de Carrefour, el grupo Casino considera que Carrefour y los miembros de su junta de directores podrían ser considerados responsables en la aceptación, pese a las reiteradas advertencias, de la transacción hostil que surja de negociaciones ilegales", dijo.

Casino no quiso decir si esa afirmación significaba que estaba considerando tomar acciones legales contra Carrefour, pero una fuente cercana al tema dijo a Reuters que la reacción de Casino tenía que ser considerada "muy seriamente".

Luego Casino pidió un segundo arbitraje, ante la Cámara Internacional de Comercio, contra su socio brasileño Diniz, por entender que se está violando el acuerdo corporativo que mantienen desde 1999.

Ases. "Creo que Casino tiene todos los ases", dijo el analista de RBS Justin Scarborough.

"No necesitan el efectivo y tienen lo que parece ser un conductor de crecimiento de largo plazo. Tienen todo el derecho a decir 'no vamos a hacer un acuerdo", agregó.

Scarborough resalto la opción que tiene Casino en el 2012 para comprar una participación en Wilkes, el holding que controla Pao de Acucar, lo que le daría la mayoría de los derechos a voto y la capacidad de nombrar al presidente de la firma.

Casino ya había iniciado un proceso de arbitraje contra el actual presidente de Pao de Acucar, Abilio Diniz, por sospechar que estaba negociando con Carrefour sin su autorización.

Una fuente cercana a la situación tema dijo el lunes a Reuters que el presidente ejecutivo de Casino, Jean-Charles Naouri, iba a Brasil a negociar con el Banco Nacional de Desarrollo de Brasil (Bndes).

El banco dijo que no aportará los US$2.400 millones  que prometió para la fusión a menos que Casino esté incluido.