Nueva York. Caterpillar anunció este lunes un beneficio neto de US$3.789 millones en su año fiscal 2013, 33% menos que los US$5.681 millones del ejercicio anterior, aunque logró un importante incremento de ganancias en el cuarto trimestre.

El fabricante de maquinaria pesada logró unos ingresos totales de de US$55.656 millones, 16% menos que los 65.875 del ejercicio fiscal 2012, según informó la compañía en un comunicado.

El beneficio anual por acción fue de US$5,75, 32% inferior a los US$8,48 el ejercicio anterior.

En el último trimestre, el período al que más atención prestan los mercados financieros, logró un beneficio neto de US$1.003 millones, 44% más que los 697 del mismo período un año antes.

El beneficio trimestral por acción fue de US$1,54, 48% más que los 1,04 del último trimestre del año fiscal 2012, y superior a los US$1,29 que preveían los analistas.

Las ventas trimestrales bajaron 11% hasta US$13.646 millones, debido sobre todo a la menor demanda de maquinaria para minas, pero la compañía de Peoria (Illinois, EE.UU.) lo compensó sobradamente con una reducción de costos del 14%.

"La flexibilidad de costos es crítica para nuestra estrategia, y fue un factor importante en 2013, ya que tomamos acciones sustanciales para mantener la rentabilidad frente al declive de las ventas", destacó en el comunicado el presidente y consejero delegado de la compañía, Doug Oberhelman.

Caterpillar, cuyas acciones forman parte del índice Dow Jones de Industriales, avanzó que para el año fiscal 2014 espera unos ingresos de unos US$56.000 millones y un beneficio por acción de US$5,85, excluyendo US$0,55 por costos de reestructuración.

La compañía anunció además un nuevo programa de recompra de acciones por valor de US$10.000 millones que concluirá el 31 de diciembre de 2018, y que se sumará al actual plan, por US$7.500 millones, y que concluirá durante el primer trimestre de 2014.

Estos resultados fueron acogidos de forma positiva y las acciones de Caterpillar subían 6,75% en las operaciones electrónicas previas a la apertura de la sesión de hoy en Wall Street, donde han bajado 9,85% en los últimos doce meses.