Nueva York. El fabricante de maquinaria pesada Caterpillar anunció este lunes un beneficio neto de US$880 millones en el primer trimestre del año, 45% menos que los US$1.586 millones del mismo período de 2012.

La causa de esta caída fue el descenso de las ventas, que fueron de US$13.210 millones, con una reducción del 17% respecto a los US$15.981 millones del primer trimestre del año pasado, detalló la compañía en un comunicado.

El beneficio por acción fue de US$1,31, frente a los US$2,37 del período enero-marzo del ejercicio anterior.

Además del acusado descenso de este trimestre, Caterpillar anunció una revisión a la baja de sus previsiones para este año, con unas ventas de entre 57.000-61.000 millones y un beneficio de US$7 por acción, frente a los 60.000-68.000 millones y US$7-US$9 que se preveían hasta ahora.

"Teniendo en cuenta el declive de ventas y producción, estoy muy satisfecho por nuestro resultado en el primer trimestre. Hemos hecho un buen trabajo en el control de costes y hemos logrado más progresos en la reducción de inventarios", señaló el presidente y consejero delegado de la empresa, Doug Oberhelman.

Caterpillar anunció también que comprará acciones propias por un valor de unos US$1.000 millones durante el segundo trimestre de este año.

Las acciones de la compañía, uno de los treinta componentes del índice Dow Jones de Industriales, subían 0,58% en las operaciones electrónicas previas a la apertura de la bolsa de Wall Street.