Caterpillar, el mayor fabricante mundial de tractores y excavadoras, dijo este lunes que la economía global se está desacelerando más de lo previsto y recortó nuevamente sus pronósticos anuales.

Los distribuidores de maquinarias de la empresa están desahaciéndo inventarios más que comprando nueva maquinaria, lo que ha forzado a Caterpillar a detener parte de su producción, dijeron ejecutivos.

"A medida que avanzamos en el año, hemos visto una continua debilidad económica e incertidumbre", dijo el presidente ejecutivo de la firma, Doug Oberhelman.

La firma reportó ganancias mejores a las esperadas en el tercer trimestre gracias a un rebote en las ventas de maquinaria pesada en Estados Unidos para reparar infraestructura deteriorada. Europa y partes de Latinoamérica continúan como puntos complicados para Caterpillar.

En el tercer trimestre, la compañía consiguió ganancias por US$1.700 millones, o US$2,54 por acción, frente a los US$1.140 millones, o US$1,71 por acción, del mismo período del año pasado.

Excluyendo ítems extraordinarios, la compañía ganó US$2,26 por acción. Sobre esa base, los analistas esperaban un beneficio de US$2,22 por papel, según Thomson Reuters I/B/E/S. Los ingresos subieron un 5% a US$16.450 millones.

Pero para todo el 2012, la empresa ahora prevé una ganancia de US$9 a US$9,25 por acción sobre ingresos por US$66.000 millones. La firma había estimado previamente unos US$9,60 por título.

Analistas esperaban ganancias para el 2012 de 9,40 por acción y ventas de US$67.640 millones.

En julio, la firma había recortado ya sus proyecciones para el año completo.