Caracas. En una economía con 18 meses de crecimiento, como la venezolana hasta 2008, muchos fueron los que decidieron dejar su empleo formal o incursionar en el mundo de los emprendedores: montar tiendas, consultorios, kioscos, vender ropa o dedicarse a actividades comerciales, donde fueran su propio patrono.

La toma de decisiones fue posible, gracias a la liquidez y los préstamos boyantes del sector financiero para entonces. Pero el escenario cambio.

El índice de Empleadores o Patronos, que mide el Instituto Nacional de Estadística (INE) en la fuerza de trabajo, muestra que entre enero y febrero de 2010 se redujo en 94.981 el número de jefes o dueños de sus empresas.

La desaceleración económica arrastró consigo a los que un día decidieron arriesgarse y levantar su propio negocio, para luego regresar, en algunos casos, al cobro formal del "quince y último".

"Empleadores o patronos" es una variable que mide a aquellos que dirigen su propia empresa, cualquiera que sea su tamaño tanto para el sector formal como informal. Los funcionarios del INE, detallan que estas empresas deben tener, al menos, un empleado u obrero a su servicio, que no sea familiar o aprendiz sin remuneración.

Hasta febrero habían 356.507 patronos: 77.703 formaban parte del sector formal, y el resto, 278.804 se colocaba en actividades que califican de "informal".

Las estadísticas del INE también clasifican esta variable según sexo, donde se muestra que los hombres tienen una mayor presencia. En febrero de 2010, comparado con igual mes de 2009, en el sector informal los patronos hombres se redujeron en 56.493; mientras que 6.914 mujeres dejaron de ser patronas.

En los cuadros del INE, el género femenino está muy por detrás del masculino en cuanto a emprendimiento se refiere. Actualmente en el país existen más de 200.000 hombres patronos, y poco de más de 53.000 mujeres jefas de sus empresas.

Jefes emprendedores en picada. Los patronos pueden ser formales o informales. El libro sobre Indicadores Fuerza de Trabajo Total Nacional Semestral de este instituto, da cuenta de que el patrono puede pertenecer a la primera categoría si es un trabajador por cuenta propia profesional; pero, si es un trabajador por cuenta propia sin profesión, pasa a ser un patrono o empleador informal.

Los indicadores de fuerza de trabajo detallan que son los empleadores del sector informal los más afectados en el último año. De los 72.839 patronos que desaparecieron en el periodo febrero 2009 - 2010, 63.407 pertenecen al sector informal.

Es una cifra que muestra la caída de los emprendedores no profesionales en la economía, lo cual es un síntoma de estancamiento de la economía.

Los indicadores del INE no estudian, sin embargo, variables para determinar a qué sector económicas pertenecían los empleadores desaparecidos de las encuestas, pero engloba a grosso modo la situación financiera de los jefes de sus propias empresas, y a su vez, de su capacidad de emplear a otros. Además, este indicador es una de las variables que algunos analistas usan para hacer proyecciones sobre el desempleo y la Población Económicamente Activa.

Con menos empleadores, se reduce el espacio de la oferta laboral.