La empresa mexicana Grupo Cementos de Chihuahua (GCC), socia minoritaria de Soboce, pidió este miércoles al gobierno boliviano una retribución justa, rápida y transparente por las acciones que tenía la compañía en Fancesa.

“No venimos a pelearnos con el gobierno boliviano, venimos a defender nuestros derechos, a escuchar las razones para la expropiación de nuestras acciones en Fancesa y llegar a una solución justa”, precisó el director general de GCC, Manuel Milán.

El representante de la cementera mexicana se reunió este miércoles con el presidente de la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia (CEPB), Daniel Sánchez, quien le expresó el apoyo del empresariado nacional a su demanda.

El 1 de septiembre, la administración del presidente Evo Morales emitió un decreto que expropió el 33,34% de las acciones que tenía la Sociedad Boliviana de Cemento (Soboce) en la Fábrica Nacional de Cemento (Fancesa).

La decisión tomada por el órgano ejecutivo afectó indirectamente a Cementos Chihuahua, que tiene el 47% de las acciones en Soboce. El otro 49% está en manos de Samuel Doria Medina, que tiene el control de la empresa.

El restante 2% se divide entre diversos accionistas bolivianos. Milán recordó que los accionistas de la empresa recibieron con sorpresa el anuncio de la expropiación de sus acciones en Fancesa. “No nos gusta, nos sorprendieron. Y bueno, quisiéramos terminar con este proceso de una manera transparente, justa y rápida”.

Consultado si la compañía iniciará un arbitraje por la expropiación de sus acciones, el ejecutivo dijo que esta situación se daría en un caso “extremo”. “No quisiéramos de ninguna manera llegar a un proceso de confrontación” con el estado boliviano, indicó.

Milán se reunirá hoy con el canciller David Choquehuanca Céspedes y el lunes lo hará con la ministra de Defensa Legal del Estado, Elizabeth Arismendi.

GCC en Bolivia. El Grupo Cementos de Chihuahua (GCC) se quedará otros cinco años en el país tras llegar a un acuerdo con la Sociedad Boliviana de Cemento (Soboce). El anuncio lo realizó el director General del GCC, Manuel Milán, quien indicó que Bolivia tiene mucho potencial en el ámbito económico.

“Tenemos muchos proyectos que los daremos a conocer a través de la administración de Soboce. No vamos a parar (de invertir)”, sostuvo el ejecutivo.

Cementos Chihuahua entró en Bolivia en septiembre del 2005 con la adquisición del 47% de las acciones de Soboce. La inversión realizada alcanzó a US$60 millones, según datos del Grupo Financiero Banamex. La empresa mexicana también tiene inversiones en Estados Unidos (Nuevo México, Dakota del Sur, Texas y Colorado). 

En su estado natal de Chihuahua, GCC es líder del mercado en todas las categorías en que compite como la producción y distribución de cemento, concreto y agregados.