Lisboa. La cementera portuguesa Cimpor, controlada por el grupo brasileño Camargo Correa, anunció que en 2012 tuvo unas ventas estimadas de 27 millones de toneladas de cemento y un volumen de negocio de 2.800 millones de euros (US$3.645,1 millones).

En un anuncio al mercado, la compañía con sede en Lisboa y operaciones en España y otros países, explicó sus proyecciones de producción tras la conclusión de las transferencia de activos realizadas en el pasado ejercicio con la propia Camargo Correa y la también brasileña Votorantim, su antiguo accionista.

Cimpor, que en España controla Corporación del Noroeste, entre otros activos, presentará resultados anuales en las próximas semanas. Ya anunció unas pérdidas de 204,8 millones de euros (US$266,6 millones) en el primer semestre del 2012, frente al beneficio de 132 millones del mismo período de 2011.

La empresa calculó también sus inversiones en el pasado ejercicio en cerca de 500 millones de euros, "un nivel que se prevé mantener en los próximos años", aseguró la firma.

Cimpor pasó a manos de Camargo Correa en junio de 2012 al hacerse con el 94,8% de la firma después de una opa lanzada el 30 de marzo.

En esa operación, el grupo con sede en Sao Paulo, que ya poseía un tercio de la empresa, compró la mayor parte de las participaciones de los tres principales accionistas lusos, la estatal Caixa Geral de Depósitos (9,6%), el Banco Comercial Portugués (10%) y el grupo Manuel Fino (10,7%).

Además llegó a un acuerdo de permuta de activos con la también brasileña Votorantim Cimentos, que le traspasó otro 21,2% del capital.

La nueva Cimpor está presente en nueve países y tiene 9.500 trabajadores.